CENSURANDO EL INTELECTO

En el penúltimo número (nº 731, 2008) de la revista ARBOR (dedicado a investigaciones sobre filosofía de la ciencia) Bermejo Barrera publicaba un artículo titulado Estrategias Instituticionales y retórica de la ciencia en un grupo de investigación arqueológica español: una contribución a la arqueología de la ciencia”. En el se custionaba desde una perspectiva profesional el trabajo del grupo de arqueología del paisaje vinculado al “Padre Sarmiento” y dirigido por el Sr. Felipe Criado. Yo, que tuve la suerte de leer el artículo, ahora explicaré porqué digo suerte, puedo decir que es una crítica excelente a una metodología de trabajo que podríamos calificar como vacía, dedicada sólo a vender humo. Es curioso que este tipo de opinión, ahora defendida por un catedrático, recibiese tantas críticas, si bien en una forma de elaboración mucho más cruda, por muchos de los que ahora copan el ramo empresarial de la arqueología. ¿Y porqué tuve la suerte, en pasado? Porque ARBOR, que está adscrita al CSIC, ha censurado el artículo, retirándolo del índice de su publicación digital, por lo que el resumen no puede ser consultado, lo que al parecer gente más entendida que yo me ha explicado que impedirá, cuatro meses después de su publicación, acceder a él en formato pdf.

No seré yo quien defienda a ciegas a Bermejo Barrera, para eso ya teníamos a Tojo. Pero todo buen profesional debe separar lo personal de lo académico, y el artículo era sin duda excelente. Desmontaba los argumentos de una institución académica en apenas diez páginas, sin despeinarse y, desde luego, no dejando lugar a dudas de que los presupuestos teóricos de su arqueología del paisaje no se sostienen. ¿Y como premiamos un trabajo bien hecho? Pues censurándolo, para que no llegue a medios académicos que desconocen el tema en cuestión y permitiendo, por lo tanto que malos profesionales con malos presupuestos disciplinarios sigan haciendo muy malas investigaciones. Y todo esto por medio de la censura, un método infinítamente más rápido que la contrarréplica bien argumentada.

El mencionado artículo:

arbor-731__art-11___bermejo_

PS: Días despueés de publicar este post ha llegado a mis manos este texto publicado por el FIRGOA:

¿Censura en el CSIC? (firgoa.usc.es)

El pasado día 7 de mayo publicábamos en fírgoa una nota dando cuenta de la aparición del último número de Arbor, revista del CSIC de ciencia, pensamiento y cultura, en la que nos lamentábamos de un “error” de los editores en la edición electrónica (no así en la impresa), que no incluía en el sumario el artículo del profesor José Carlos Bermejo Barrera, catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Santiago de Compostela, “Estrategias institucionales y retórica de la ciencia en un grupo de investigación arqueológica español: Una contribución a la sociología de la ciencia. Pues parece ahora que el “error” no era tal, sino una decisión consciente de los editores, a tenor del anuncio publicado en la página principal de la web de la revista, que reproducimos a continuación:

Revisión editorial

La Comisión de Publicaciones del CSIC ha decidido revisar el proceso editorial que ha concluido con la publicación del artículo de J.C. Bermejo Barrera “Estrategias institucionales y retórica de la Ciencia en un grupo de investigación arqueológica español: una contribución a la sociología de la Ciencia” en el Vol. 184, No. 731:497-506 (junio 2008) de esta revista.

Mientras se lleva a cabo esta revisión el mencionado artículo no será accesible en formato electrónico.

Pedimos disculpas a nuestros lectores por esta circunstancia.

Quedamos a la espera de las explicaciones que resulten de la revisión del proceso editorial, que daremos a conocer en fírgoa en cuanto se produzcan.


Anuncios
Categorías: Arqueología, Opinión | 56 comentarios

Navegador de artículos

56 pensamientos en “CENSURANDO EL INTELECTO

  1. icscipio

    Los ríos tienen dos orillas, pero una sola corriente:

    A) Se dice el pecado, pero no el pecador:

    “Nos hemos pasado la vida negando sistemáticamente los presupuestos que provenían del CSIC por rechazar sus aspiraciones políticas implícitas. Muchas veces pienso en los investigadores y en las vías de investigación a los que hemos renunciado. Puede que no todo sea bueno, pero no todo era malo…”

    B) Cualquier elección supone un sacrificio. La elección de un tema de investigación y de una metodología supone el sacrificio razonado, intelectual, de una serie de propuestas y objetivos que dejamos de lado sine die. Cuando se produce esa elección, ese sacrificio, y somos conscientes de él no se nos puede reprochar no ser valientes o ser peores investigadores, simplemente hemos escogido ese camino. Cuando no existe elección, cuando se anula el libre albedrío y se convierte en imposición, algo no cuadra. Muchos siguen convenciéndose de que han elegido su camino al seguir los postulados del señor Criado, cuando realmente sólo son carroña, carne de cañón para sus ambiciones políticas. Yo he trabajado allí y he visto tantas veces la mirada del ciego fanatismo como los mudos labios que esconden ojos vivos. Los que aspiran heredar y los que aspiran derrocar.

    Hay dos orillas…

  2. Bohemundo de Anos

    E o lamentable é, novamente, a oportunidade perdida…

    A oportunidade perdida para comenzar un debate no que se definan sosegada e racionalmente os principios teóricos de cada quen e que a polarización se basee non en fidelidades persoais senon ideolóxicas.

    A oportunidade perdida para que as novas xeracións de arqueólogos galegos, herdeiros involuntarios deste enfrontamento, teñan unha razón de peso pola que posicionarse.

  3. icscipio

    Y una oportunidad perdida en un momento en el que las instituciones públicas han optado 100% por la mercantilización de la investigación. Si el CSIC sobrevive es porque funciona como una empresa con las ventajas de ser una institución con fondos públicos. Ni por su metodología, ni por su personal investigador, ni otras tonterías que tantas veces hemos oído… Simplemente ofrecen unos costes de producción ínfimos, ya que los salarios de sus becarios no los pagan ellos y el beneficio es siempre neto…

  4. icscipio

    He adjuntado el archivo PDF que contiene este recomendable artículo (gracias Julito por enviarlo), espero que al autor no le importe esta difusión palleira de su obra y si es así, que nos la monte en el blog, que atraerá más lectores!!!!

  5. elpelidaaquiles

    Gracias icscipio, que a mi esas cosas no me salen. Os recomiendo de veras que lo leais, aunque no seais arqueólogos :-) Y si quereis, dejad aquí vuestra opinión.

  6. elpelidaaquiles

    He añadido una nota aparecida en el FIRGOA sobre el tema que recoge la postura de ARBOR sobre la retirada del artículo. No tiene desperdicio

  7. Bergidum

    Verdaderamente alucinante, sí señor. Pero hay que ser cenutrio para cometer semejante acto censorial (si Catón el Viejo levantara la cabeza…) sin darse cuenta que las ondas se iban a propagar mucho más. Pero si ARBOR debe tener 500 ejemplares impresos por número y ¿cuánta gente iría a ver el pdf? lo que es seguro es que ahora van a ser unos cuantos más. Esto me recuerda a lo de El Jueves con los principitos, aún deben estar arrepintiéndose !

    Pero entonces ¿de qué estamos hablando? ¿se trata de una rabieta infantil del prohombre de las humanidades en el CSIC? ¿hay algo más, en un momento en que se dilucida quién va a seguir o quién va a cesar en el organigrama de la casa? Tal vez deba entenderse en esta última clave: no es ciertamente una exhibición de ‘auctoritas’ (más bien lo contrario), sino de ‘imperium’, de poder sobre la vida y la muerte (académica…. por ahora): ojo a quien se meta conmigo, que aún tengo la sartén por el mango. Penoso: la Universidad está mal, pero el CSIC, Dios nos coja confesados !

  8. icscipio

    Tanto como prohombre…
    No sé si eres o estás en Santiago o no, Bergidum (Flavium?), pero esta es una guerra que viene de muy antiguo y que va para muy largo. ¿Quién la ganará? La verdad, no me importa, puesto que de cualquier modo los investigadores perdemos…

  9. Bergidum

    No soy de Santiago, pero los ecos de la guerra púnica en la arqueología gallega llegan lejos, incluso más alla de Pedrafita. Algo de verdad dices cuando afirmas que los investigadores perderemos siempre en estos conflictos. Había una fábula no sé si de Esopo, que venía a decir que cuando los toros se pelean en el abrevadero las ranas lo pagan caro. Sin embargo, no debieras caer en el relativismo, porque pese a la perfidiam plus quam punicam de unos y otros, creo que no son todos los bandos iguales, aunque haya buenos y malos en ambos.

  10. elpelidaaquiles

    Estoy de acuerdo con los dos. Creo que icscipio tiene razón en que los investigadores perdemos simepre con estos conflicots, lo que no quiere decir que perdamos también gane quien gane. Lo que sucede, por otro lado, es que a ver quien es el guapo que acaba con esto.

  11. icscipio

    “Guerra Púnica en la arqueología gallega”, ya ve usted, Sr. Rodríguez, por lo que nos conocen por Hispania adelante… Y me parece acertadísima la fábula de Esopo en este contexto. En cuanto al relativismo, precisamente eso es lo que quería evitar y por ello hice inicialmente alusión a las dos posturas, puesto que he tenido la suerte o la desgracia de ver la corrida desde diferentes tendidos (aunque nunca los suficientes). De hecho, lo que no puedo aceptar es tener que elegir entre dos posturas enfrentadas, el hecho mismo de emplear la palabra elección es una perversión. Digamos que no podemos optar libremente a lo que se supone que el CSIC debe ser sin renunciar a nuestros postulados metodológicos o líneas de investigación. Por otro lado, si los seguimos (que tampoco es la mayoría tenga la opción, como Emilio, de hacerlo en la USC. A este respecto me considero un poco más afortunado) nos encontramos con una acojonante escasez de medios para llevar a cabo nuestras investigaciones. Y así salen tesis sobre arqueología sin que los autores hayan podido participar muchas veces directamente en las excavaciones de las que hablan largo y tendido (digo participar, no ya tener cierto grado de autonomía). La única opción viable es, tristemente, emigrar, pero no siempre te lo van a poner fácil, y Emilio desde Inglaterra lo puede afirmar. No sé qué me voy a encontrar el año que viene si me marcho al Levante. Pero es muy triste que tenga que irme fuera para adquirir los medios por los que investigar el objeto de estudio que tengo al lado de mi casita. Triste y frustrante. Y mientras, unos y otros se llenan la boca con legitimismos y legalidades. Peleas de gallos por un corral que no les pertenece, porque creo que ambos centros son públicos y, por tanto, somos nosotros los que los pagamos. No quiero caer con ello en un pensamiento naif. Ya somos mayorcitos como para saber cómo funcionan las cosas en el mundo, pero es que ya infla las pelotas, por hablar mal y rápido.

  12. elpelidaaquiles

    Siempre me he considerado afortunado por tener el trabajo que tuve en la USC y la consideración que me siguen teniendo. Pero seamos sinceros, a mi la Facultad propiamente dicha no me ha dado demasiado, a mi me lo ha dado más bien Ramón (Fábregas) y digo esto porque muy difícil es acabar con la situación que nos quejamos en el CSIC si antes no acabamos con la que tenemos en casa. Y aún así, como señala Jose, yo estas líneas las escribo desde Reading, Inglaterra, y no desde España, adonde he venido a dejarme mis ahorros y a volverme, espero, un poco mejor arqueólogo. Sin ayudas, por supuesto, aunque la carencia de financiación me la atribuyeron en mi última visita a Santiago a mi falta de cualidades.
    Sin embargo, debo decir sin favoritismos, pese a los lazos personales que haya, que por suerte a mí nunca, jamás, me dieron a elegir; nunca me impusieron nada las personas con las que he tenido la suerte de trabajar en el departamento; no obstante, para muchos seguidores del señor Criado con los que he tenido, en mi opinión totalmente personal, la desgracia de compartir actividad arqueológica, yo era “de los de Fábregas” desde el día que nos ofreció A MUCHOS (de B, clase en la que era profesor), no sólo a mi, como también se ha dicho, la oportunidad de trabajar en 1º de carrera.
    Y, puesto que egoístamente parte de este blog es mía, me gustaría aclarar que todas las opiniones, tanto de un lado como de otro, son bien recibidas aquí; estamos para debatir, pero a los que pretendan descalificar antes quiero recordarles que es de muy mala educación morder la mano que te da de comer, que muchos que critican a la gente del departamento por razones ajenas a la arqueología, muchos correligionarios podríamos decir, han trabajado en proyectos cuyos fondos provienen de ese departamento al que insultan, no critican, haciéndose los expertos analistas y luego yendo a cobrar religiosamente el cheque a fin de mes. Ellos saben quienes son y de que proyectos hablo, y yo se quienes son porque yo era el que hacía los cheques.

  13. icscipio

    Exacto.

    Pero te pongas como te pongas y aunque no te llevases con Fábregas (a quien -oh paradoja!- no conozco personalmente y eso que llevo 7 años en la Facultad…), tú serás siempre “de Fábregas”, da igual lo que hagas porque sus pecados (que como todos los trendrá) serán tus vicios, como si todo se transmitiese por contagio. Y lo digo ahora, por lo poco que conozco de su trabajo, que no es mucho, el señor Fábregas le da mil patadas en los huevos a las “supermodernas” metodologías e investigaciones del Sr. Criado y nunca he oído que se jactede ello o de que se crea divo de la muerte.

    Por suerte o por desgracia, en nuestro departamento hay gente de muy diversas procedencia social, ideas políticas, criterios historiográficos, escuelas y generaciones… y lo que podía resultar ser un departamento, aunque modesto, enormemente competitivo, no es más que un pozo negro en el que el que trata de nadar no puede hacerlo sin llenarse de una mierda que no ha cagado en persona. Unos por cansancio, otros por envidia, todos por interés deben haberse puesto de acuerdo (a su pesar) en una única cosa: o follamos todos, o la puta al río.



    Ya sé que es chabacano, joder, pero es cierto.

  14. Ramón

    A invitación de El Pelida entrei nun intre que tiven neste blog e quero felicitarvos por él antes de nada.
    Respecto ao de Arbor, nada podo dicir que xa non puxérades vós con anterioridade, se acaso glosar aquelo de que “os deuses cegan a aqueles aos que queren perder”
    O CSIC e o Departamento de Historia I (lembrade que fora de Santiago hai un catedrático de Arqueoloxía en Ferrol e dous titulares de Prehistoria e Arqueoloxía, respectivamente, en Ourense), sendo parte (e parte mesmo citada) non debo dicir nada fora do moito que xa levo dito en foros diversos, agás que, se mirades no fondo, todalas liortas pódense sintetizar nestas tres “P”, a saber: Prestixio, Pasta e Poder. Así que, ao igual que antes se dicía “cherchez la femme” para explicar os conflictos ou os crimes, no caso académico, pescudade cómo interactúan as devanditas “P” en cada liorta da que teñades coñecemento.

  15. icscipio

    Antes que nada, bienvenido y muchas gracias por la visita. Siempre es agradable recordar que en la Universidad quedan personas capaces de participar en un foro de debate dejando a un lado sus títulos y honores, ya que son muchos los que se escudan en ellos o pretenden hacer creer que esos son la verdadera medida de su valía. Ingenuos ellos.

    En cuanto a las tres “P”… Como persona (no me atrevo a decir investigador, pues todavía no lo soy legalmente) que se ha pasado una buena parte su vida académica estudiando antiguos trabajos sobre prosopogrfía romana, y como persona sumamante interesada (antes que versada, desde luego) en los mecanismos de relación social, no puedo estar más de acuerdo. Siempre tratamos de quitarle hierro al carácter cíclico de la Historia, pero es que, en algo en lo que se ve envuelto el ser humano, es difícil ocultar que caemos una y otra vez en las mismas mezquindades. Como espectador curioso y como participante forzoso me pregunto si, en el asunto que nos atañe, existe la posibilidad de una paz que no sea la del cementerio.

    Soy consciente de que nadie es perfecto y de que nunca lloverá a gusto de todos pero, ¿de verdad es tan iluso creer que puede mejorar la situación y que algún día podamos convertirnos en un referente en la investigación, cuanto menos, de los temas que implican directamente a nuestro territorio?

    Supongo que la respuesta es sí.

  16. elpelidaaquiles

    Me encantaría que llegase el día que espera icscipio, pero creo que, por desgracia, no está cerca. Quizá, barriendo para casa, un relevo generacional de gente que, viviendo esta situación, sería lo suficientemente consecuente para no repetirla, es lo que más necesitamos, pero por desgracia algún listo, a quien los dioses confundan, inventó lo de los profesores eméritos. Sólo queda esperar y seguir formándonos para “pelear” en el futuro.

  17. icscipio

    La pregunta es, querido amigo, ¿cuántas generaciones se lleva hablando de relevo generacional? ¿Conoces algún adulto que no hable pestes de la su juventud contemporánea y no diga que en su época se sabía más o se estaba más preparado? Si hasta nosotros miramos con desespero a los poductos de la ESO que nos siguen… En el mundo real no hay lugar para soñadores, bien lo sabes, y aunque aquí podamos relajarnos por un momento y creer en un futuro mejor… no hay más esperanzas que las que arrebatamos al destino con nuestro trabajo y esfuerzo.

    Recuerdo ahora unas bonitas palabras que prbablemente alguno conozca:

    “El sentido de la vida es la lucha,
    la victoria o la derrota
    están en manos de los dioses,
    así pues ¡disfrutemos de la lucha!””

    Canción del guerrero Swahili

    Coño, viejo… siempre que habalmos de estas cosas acabamos pareciendo una jodida generación maldita y la verdad es que tenemos más suerte que esa mayoría que se cree libre en su ignorancia y no esclava de su curiosidad.

  18. Bergidum

    Me sigo llevando las manos a la cabeza con todo este asunto y el eco mediático que ha adquirido, pero ¿cómo se puede salir ahora dciiendo que “el artículo no es original” y montar ese follón? (ver más abajo “respuesta” del CSIC en link que me ha llegado hoy). Esto recuerda al viejo refrán castellano “para ese viaje no hacían falta alforjas”. Realmente se han retratado en este episodio, tanto el blanco de las críticas de Bermejo como los propios órganos directivos de ARBOR.
    Y yo me pregunto: si el trabajo no es original y, por lo que dicen, los han engañado ¿a qué viene reponerlo ahora? La cosa, como dice el coordinador del número, Juan Goberna, es muy sospechosa…

    http://www.farodevigo.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008052100_8_226870__SociedadyCultura-CSIC-censura-articulo-critico-politica-arqueologica-Xunta

  19. Efectivamente. Cuantas veces no se habrán traducido y publicado los mismos artículos en diferentes revistas buscando una mayor difusión de los mismos. Síntoma de la anormalidad de la situación es que los máximos responsables de CSIC no quieran hacer declaraciones al respecto. Una persona que no tiene nada que ocultar no actúa de esa manera. Desde luego que los hechos se pueden reconstruir desde diferentes puntos de vista, y el matiz acaba cobrando valor de testimonio. En resumidas cuentas, un asunto lamentable.

  20. elpelidaaquiles

    Quiero agradecer a perceval y bergidum que nos diesen a conocer estos nuevos articulos periodisticos. Con su ayuda, creo que hemos hecho uno de los seguimientos mas completos del caso.

  21. bohemundo de anos

    Iscipio deu na clave ó evidenciar a debilidade do argumento dos “descoñecidos” (por que aínda non sabemos quenes foron) que denunciaron que o artículo de Bermejo non era válido por que supuña unha republicación dunha obra xa existente. Calquera que se mova no mundo da investigación sabe que tal circunstancia está a orde do día.

    Poño un exemplo do mesmo número de arbor do que se retirou o texto de Bermejo:

    J. Martos Quesada publica o artigo “Islam y derecho: las escuelas jurídicas en al-Ándalus” en cuio principio afirma:

    “Aunque es ya un referente clásico y una constante en los estudios históricos del cualquier Derecho, estimamos pertinente volver a insistir en la necesaria relación existente entre Derecho-Sociedad-Estado, es decir: la evolución, formación y progresivo enriquecimiento del Derecho de un Estado va en relación directa con el grado de complejidad que alcanza en una Sociedad. Este principio es, naturalmente, también válido para el Derecho musulmán que, desde estas perspectivas, se puede afirmar que es el fruto directo de las distintas etapas, fases y evoluciones que ha sufrido la sociedad islámica, desde los nuevos cambios
    que se abrieron con la llegada de Muhammad, hasta las transformaciones acaecidas en los distintos Derechos nacionales de los países musulmanes actuales, para adaptarlos a sus modernas formas políticas”.

    Este mismo autor escomeza un artigo anterior co nome “Religion y derecho en el Islam: La Sarí a” (Ilu. Revista de ciencias de las religiones. Nº 11, 2004, pags. 69-88) con estas verbas:

    “La relación existente entre Derecho-Sociedad-Estado, es ya una constante en los estudios históricos de cualquier Derecho sobre la que no es necesario insistir: la evolución, formación y progresivo enriquecimiento del Derecho de un Estado va en relación directa con el grado de complejidad que alcanza una sociedad. Este principio es, naturalmente, también válido para el Derecho musulmán que, desde esta perspectiva, se puede afirmar que es el fruto directo de las distintas etapas, fases y evoluciones que ha sufrido la sociedad islámica, desde los nuevos cambios que se abrieron con la llegada de Mahoma, hasta las transformaciones acaecidas en los distintos Derechos nacionales de los países musulmanes actuales para adaptarlos a sus modernas formas políticas.”

    Si o que fan o señor Bermejo e o señor Martos Quesada é delito, todos os investigadores deberían absterse de tirar pedra algunha.

  22. elpelidaaquiles

    Gran, gran entrada de Bohemundo. Por lo que he aprendido aquí en Reading (sí, Jose, ya estoy hablando de mí otra vez) en este país hay dos clases de académicos: los que saben de una cosa y los que saben de varias. Los que saben de una cosa son especialistas en un tema muy concreto, por ejemplo, el período submicénico y primera edad del hierro en la isla de Creta. Y no les saques de ahí, literalmente. No es saber de “arqueología romana”, un tema por otra parte amplísimo, sino que el “scholar” del ejemplo tiende,más que a menudo, a ser un completo ignorante de, por ejemplo, el mismo período en las islas Cícladas o las Espóradas del Norte (Tasos, Imbros, Samotracia …). Y este tipo de investigador se dedica, eso es a lo que voy, a escribir un artículo y mantenerlo en publicaciones durante, por lo menos tres años. No estoy diciendo que lleven 25 años publicando el mismo artículo, como algunos casos que todos en este blog conocemos, sino más bien que tras publicarlo una vez lo modifican/enriquecen con nuevos datos, opiniones de los compañeros que lo han leído, etc. Yo desde luego me he encontrado casos así en los artículos que he leído este año, sobre todo aquellos versados en los -ismos, y en revistas como Antiquity o Hesperia (ésta especializada en Grecia), que no se caracterizan precisamente por ser poco conocidas o de descuidado tratamiento editorial. Yo desde luego, y perdonad mi ignorancia, si sabía que existía ARBOR hasta que ha pasado todo esto. Y ahí reside, paradójicamente, la gran moraleja de todo esto. Censura un artículo que nadie va a leer y así conseguirás que todo el mundo lo conozca. Además de la modesta, y pionera, si me permiten ustedes, aportación de este blog, donde recuerdo teneis el artículo “linkado”, en dias posteriores a la redacción del post hemos podido aportar nuevas informaciones críticas procedentes del FIRGOA y, ya, de dos periódicos, gracias a la aportación de Perceval y Bergidum. Desde luego, ARBOR y el CSIC han creado una tapadera perfecta. Al menos ahora conocemos ARBOR.

  23. elpelidaaquiles

    Corrigendum:
    Donde escribí “si sabía que existía ARBOR” quise escribir “ni sabía que existía ARBOR”

  24. No si siempre van a hablar los más indicados… Como si no existiesen suficientes casos de plagio profesor-alumno… Ahora resulta que defender los mismos argumentos en más de una ocasión es plagiarse a uno mismo. Valiente gilipollez. No sé para que estoy haciendo el TIT, si total me baso en los datos que ya defendí en la Tesina y los aplico en un contexto geográfico más reducido. Valiente gilipollez.

  25. Aquí dejo dos nuevos enlaces, uno en el que se ataca a la mala práctica de repetir artículos en diferentes publicaciones, poniendo como ejemplo el presente caso:

    http://www.lacoctelera.com/documentacion/post/2008/05/22/el-caso-arbor-etica-cientifica-o-censura#comentarios

    … y la polémica tal y como la ven los seguidores de Celtiberia:

    http://celtiberia.net/verXpresate.asp

  26. Señor de Leyre

    En algunas ocasiones no me cabe en la cabeza que las hipótesis de Bermejo sobre cualquier tema (pues de todo entiende un poquito) sean refutables. Sus argumentos están tan bien fundamentados y construidos que parece imposible hallar contraargumento lo suficientemente sólido como para derrumbar o, en su defecto, resaltar algunas deficiencias o precipitaciones de las ideas de Bermejo. Sobre la Arqueología, que yo considero con el paso de los días una “ciencia” (¿qué es ciencia? a la que se acojen los saqueadores de tumbas con patente de corso, pienso que no anda desencaminado con sus tesis que de una manera clara expuso en su libro “O valor da Arqueoloxía”, en el que se desmontaba ladrillo a la ladrillo toda la teoría y práctica de esta… ciencia.

    El CSIC tiene como componente positivo el que permite una vía alternativa a la mierda de oposiciones que cualquier imbécil con título universitario puede aprobar y lograr así una plaza en alguna fábrica de bestias; como la Universidad, que el día que se atreva a arriesgar a abrir la caja de la curiosidad y a decidirse (esto va por muchos de sus profesores) por unos contenidos y unos métodos que sirvan en verdad para formar a sus alumnos, seguramente los extraterrestres por fin establezcan contacto con la Tierra al descubrir que hay vida inteligente. Tal vez el CSIC tenga otros componentes positivos, al margen de sus fondos (que proceden de nuestros impuestos y no de una fundación privada). Por ejemplo, que al contrario que la universidad, aquí sí que se forman a arqueólogos. Pero sin duda que esta institución sólo puede dedicarse a lo que le dicta un ente político (lo llaman “el Sistema”, del que comienzo a creer que es un mito) dirigido por ineptos, algunos de ellos con cátedra (y que a mí me han dado clase).

    En cualquier caso, la Arqueología desde cualquier perspectiva lamenta serios problemas para justificar su existencia. ¿Es todo excavable, es decir, perturbable? Con la formación recibida por los arqueólogos/licenciados en Arqueología (que no es lo mismo, no señor), ¿a qué coño se puede aspirar? ¿”El Sistema” es un monstruo que a todos nos devora o es, más bien, nuestra escasa curiosidad y nula alma de aventurero lo que nos impide dar un paso más allá de la crítica para tomar las riendas y ser soberanos de nosotros mismos?

    Desde esta última pregunta enlazo con tema que me puede servir como réplica a todo lo escrito hasta aquí por mí. Después de haber descubierto las carencias de la Arqueología, los arqueólogos, el CSIC, la Universidad y “el Sistema”, convertidas todas ellas en dogmas de fe que nos hacen tragar como si fuesen verdades universales y absolutas imposibles de discutir, queda, en efecto, continuar este camino y construir una alternativa seria. Estas alternativas, como bien expuso Thomas Khun en su “The structure of scientific revolutions” no puede venir, por ne(ce)sidad, de los ejecutores del “paradigma”, del modelo establecido, de manera que la única procedencia posible es la mente de los “outsiders”, ese grupo de intelectuales clandestinos que, en algunas ocasiones, cuando consiguen colarse en el laberinto de lo establecido, son censurados. Quizá los que escribimos en este foro (y esta es mi segunda intervención), no seamos los “outsiders” que vamos a iluminar el camino a la perdición que algunos han tomado (temo que, sin quererlo, yo también, y tal vez no sea el único). Pero desde luego que si en verdad creemos en el cambio, debemos expandirlo, fundar debates, levantar la mano en clase y, por supuesto, no dejar nunca de pensar. Porque, como decía Séneca, lo propio del hombre es dudar sin descanso – cierto que somos más que “pensadores”.

    Y por último: si el mundo es una mierda y nadie hace nada que sea de provecho por él, ¿no será que, en el fondo, nos gusta esta mierda, criticar y hablar como “filósofos amateurs” sólo por soberbia y para disimular la capa de moho de nuestra conciencia? La búsqueda de una respuesta a estar pregunta hace varios años que no me deja dormir más de dos horas cada noche.

  27. En primer lugar, es un honor ser el primero en darte labienvenida, porque estoy muy de acuerdo en todo lo que has dicho. Y ya no me muerdo la lengua más al decir que ese es nuestro proyecto de futuro, poner la piedra a partir de la cual otros, en un futuro esperemos no muy lejano, se encuentren en disposición teórica y moral de hacer lo que nosotros temo ya no podremos. Yo también estoy cansado de esperar un cambio que sólo reside en nosotros y en nuestras posibilidades. El problema es que nosotros mismos -y nuestra soberbia- son el mayor enemigo al que nos enfrentamos.

    Siento que no puedas dormir, Señor de Leyre, y en verdad el problema es grande. La arqueología y la investigación (creo que sólo la impulsividad de la primera se puede canalizar con la segunda) son mis dos grandes pasiones, pero espero seguir conservando las suficientes riqueza interior y vida privada -acto de soberbia…- como para no considerarlas una cuestión de vida o muerte. Muchos de esos a los que criticamos se escudan en verdades absolutas que han de preservar estas pasiones. Dicen vivir para ellas y ser su verdadero reflejo. Ni son suyas ni rigen sus destinos. Ni somos suyos, ni rigen nuestros destinos.

  28. Sabes otra cosa que me jode mucho -y es un sentir general entre los administradores de este blog-? Tenemos entre 20 y 50 visitas diarias a este post y la inmensa mayoría son de Santiago. Salvando los asíduos del blog, Bergidum y tú, nadie ha posteado nada. Y nos consta que muchos pertenecen al CSIC o a la USC. Eso dice mucho de como están las cosas, no?

  29. Y Ramón, claro…

  30. Celtíbera

    Muy interesante el debate, y se ve que de conocedores. Ya que icscipio citaba Celtiberia.net, aclaro que el link va al X-présate, pero éste se mueve mucho a diario, por ello ya no coincide; este tema se trató allí a partir de este mensaje del día 19: http://www.celtiberia.net/verXpresate.asp?pagina=2#r40909, pero añado que existe ahora allí un artículo específico sobre este asunto, del día 22, en el que se trata de ello y además se anuncia una próxima conferencia de Bermejo en Madrid, el día 5, que, gracias a la publicidad gratuita de Arbor, seguramente registre un lleno hasta la bandera. Está en http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=3417. Hoy los urls de Arbor no funcionan, pero será casualidad ;-). Saludos.

  31. Celtíbera

    Hay que destacar que la conferencia la impartirá justamente en el Instituto de Historia del propio CSIC, en su nueva sede, y que de momento parece que no está previsto que sea “retractada”. Cuique suum.

  32. Muchas gracias por los apuntes, Celíbera, la verdad es que enlacé xpresate porque no logré encontrar el post concreto. Sea como fuere, la actuación de ARBOR se está ganando el título de lo que por estos lares llamamos OWNED, y de los grandes. Poco a poco se va formando una enorme bola que esperemos aplaste a alguien… sin heridas físicas significativas, claro está. Por lo menos este asunto ha logrado poner en contracto a buena parte de la comunidad universitaria hispana (que parece que sólo nos reunimos para funerales y homenajes póstumos… ¬¬) y sembrar tal vez la semilla de un debate que debiera dar unos excelentes frutos en el futuro (Sigo soñando y nadie me despierta…).

  33. Señor de Leyre

    Los seres humanos, esos que no tienen precio sino dignidad, parecen condenados por su propia voluntad y naturaleza a vivir con un sueño como referente. Así que continuemos soñando, algo bueno saldrá de ello.

    Bermejo es un soñador. También un personaje apartado de los entretenimientos académicos conssitentes en contar las toneladas de centeno de la cosecha de una parroquia de Pontevedra del año 1726. Bermejo habla para rajar, para despertarnos en la mañana del sueño (del otro sueño, el de los entretemientos), para retirarnos las legañas y para hacernos ver que otro mundo es posible, porque éste está gastado. Una conferencia de Bermejo equivale a un cambio de Edad: al paso de la minoría de edad de la que nosotros mismos somos responsables a la mayoría de edad; al tránsito de la Edad … ¿Actual? a la de las Nuevas Luces. Bermejo es Dios, y yo soy ateo. Porque todavía no estoy seguro de ser quien quiero ser, y él, en cambio, sabe de todo porque todo lo ha creado.

    Si el CSIC permite hablar a Bermejo (algunos afines a él dicen que no está atravesando un buen momento) significa que o bien esta insitución ha decidido abdicar de su estpidez o bien está cavando el foso ético para, acto contínuo, lanzarse en él o bien que Bermejo nos ha traicionado. Supongo que estoy último es imposible, así que prefiero pensar en la segunda opción, puesto que el CSIC tampoco va a alterar su actitud y seguirá empeñado en poner precio a quienes tenemos dignidad.

  34. señalas un aspecto sobre el que siempre he despotricado, y a gusto, la “serie de entretenimientos académicos consitentes en contar las toneladas de centeno de la cosecha de una parroquia de Pontevedra del año 1726”. No quiero entrar ahora en un debate sobre historia cuantitativista – cualitativista, pues creo que todas las aproximaciones históricas tienen algo interesasante que aportar, pero me resulta muy decepcionante ver como muchas veces la historia se ha convertido en el dato por el dato. Se manejan ingentes cantidades de documentos sin tener claro (o al menos, no lo manifiestan explícitamente) cual es la finalidad de esos trabajos. En mi investigación (cierto que en época romana los documentos son menores en número) no soy capaz de ofrecer una batería de datos (arqueológicos, textuales, eigráficos…) sin justificar a cada momento su empleo en cada contexto, me resulta muy incómodo decir cosas simpliemente para que se sepa que las sé. Es necesaria una metodología, pero ella debe ajustarse a unos objetivos investigadores, aunque al final se desmonten o inviertan por completo nuestras teoría de partida. Investigar es aprender, es profundizar en otras realidades y tratar de comprenderlas, no moldearlas a nuestro antojo (lo cual nunca podemos dejar de hacer, como seres humanos). Y creo que en este aspecto, el trabajo de estudiosos como Bermejo es sumamente importante. Puedes estar de acuerdo o no con él pero contribuye, cuanto menos, a crear debate. Sin embargo, mucha gente está tan convencida de la realidad histórica por ellos creada, o le gusta seguir viviendo de rentas o ya no le quedan fuerzas para cambiar. Y aquí es donde el debate historiográfico da un paso adelante y revela las miserias de nuestra condición humana, de nuestras pasiones, creencias, afinidades y odios. Y a ellas ni el señor Bermejo escapa, eso no lo podemos olvidar nunca.

  35. Nucelar de la muerte. Que tenemos en revistas Jose Carlos?

    Fai tempo que non se dicían tantas verdades sobre o estado da arqueoloxía galega, sobre todo a académica, aínda que lle afecta de cheo ó que agora se llama “profesional”. E mira que é sano falar destes temas, e qué medo hai!!!

    Dende a censura sexual do franquismo que non se albiscaba nada igual por aquí. Que dano está facendo Fraga dende que se foi a Madrid!!!

    Esperemos que a conferencia do Profesor Bermejo na capital non supoña para el ir a meterse ne boca do lobo.

    Un saúdo ó Pélida de doradas glebas!; xa ves que dos Pirineos para abaixo esto sigue sendo África. Dalle caña a eses ingleses!

    Bohemundo sempre facendo canteira, a túa retórica sobre o asunto paréceme moi acertada. Case tan boa como a de AmónRa.

    Un saúdo a todos. Pinako!!

  36. Señor de Leyre

    Quizá después de estudiar tantísima mitología antiguo, el profesor Bermejo se ha podido convertir en un dios con apariencia moral e intelectual humanas, como gruñía Jenófanes. Nada humano huye del discurso humano, luego tampoco debería huir del historiográfico. Pensamos el mundo porque es lo que hemos creado, con sus ciencias, sus religiones, su flora y hasta su odio. La Arqueología, en España, por sus fundamentos teóricos (porque los tiene, aunque muchos de sus practicantes se los pasen por el forro), no busca, pues no puede, descubrir la humanidad de las piedras: las piedras, quizá en forma de pirámide perfecta, no hablan, no sienten, no piensan. Y, sin embargo, de alguna manera pueden estudiarse en clave humana. Así, antes de las pirámides hay una mente que las ha diseñado y calculado, miles de obreros que con sus manos las han levantado y con su sudor han encharcado las arenas infinitas, un faraón que quiso inmortalizar a través de ella su nombre y preservar su espíritu hasta la Eternidad y saqueadores – como los modernos arqueólogos – desentendidos de las normas morales por la codicia o por la necesidad. El día que logremos que historiadores, arqueólogos, antropólogos y demás gentes de mal vivir comprendan los amplísimos y singularísimos horizontes de la Humanidad y de cada uno de sus miembros, ese día habrá muerto la violencia. Marcarnos la utopía, es decir, soñar despiertos, nos conduce a continuar estudiando, pero alejados de la insensatez de pretender comprenderlo todo. Habremos abandonado la censura, construiremos un alargadísimo discurso sobre lo integralmente humano, nos habremos descubierto a nosotros mismos y Hegel y su escritura habrán desaparecido de los libros nuevos. Mientras tanto, a seguir rajando, mordiendo y ladrando. Porque el día que caigamos en el letargo del conformismo y nos sentemos en el cómodo sofá de las rentas, entonces ya estaremos preparados para morir. Larga vida a Bermejo.

  37. Cito:

    “y saqueadores – como los modernos arqueólogos – desentendidos de las normas morales por la codicia o por la necesidad”

    Por supuesto de todo hay en la Viña del Señor, y no soy precisamente quien va a caer en el extremo opuesto del cientifismo arqueológico a ultranza. Honestamente, no me considero un saqueador, como tampoco un científico, puede que un investigador, como tú bien dices, de lo humano. Por alguna razón preferí la arqueología y la historia antes que la filosofía y la antropología, pero siempre me he sentido como un equilibrista intentando balancear todas estas disciplinas.

    Por otro lado, sí considero que existen muchos rentistas que viven del trabajo de los arqueólogos, que siguen buscando el “objeto filosofal” que permita explicarlo todo prescindiendo de un discurso arqueológico que, pese a sus limitaciones, tiene mucho que aportar a la Historia y al conocimiento en general. Mucho me temo que se ha primado el aspecto aventurero de la arqueología -que lo tiene- por encima del científico -en cuanto disciplina reglada, no según el método hipotético-deductivo-, y que ello le ha supuesto que las restantes disciplinas sociales -por que al fin y al cabo no es más que eso- la miren un poco por encima de hombre. Por ello no me gusta el término saqueador, porque la mayoría no lo somos.

    “Porque el día que caigamos en el letargo del conformismo y nos sentemos en el cómodo sofá de las rentas, entonces ya estaremos preparados para morir.”

    Aquí sí que ya estoy completamente de acuerdo contigo, amigo mío, pero por lo visto combatimos con diferentes armas ;).

  38. Señor de Leyre

    Claro que no todos son saqueadores, Scipio. Y yo voy a dudar de tu palabra. Pero la Arqueología debería tener más en cuenta sus presupuestos científicos (y, en cierto sentido, espistemológicos) para no confundir el estudio de los restos materiales antiguos con el expolio disfrazado de “puesta en valor” de objetos y lugares destinados a permancer in situ, al margen de que seamos incapaces de comprender la mística y el comportamiento de otro tiempo. No todo es desenterrable. Y estoy convencido de que lo sabes y de que alguna vez has pensado sobre esto.

    Y, por supuesto, dado que mi intención no era ofenderte, como tampoco a ningún otro arqueólogo con amplitud de miras que lea esto, me disculpo ante todos.

    Señor de Leyre

  39. No son necesarias disculpas, pues no se han entendido en ningún momento tus palabras como una ofensa. Hablas de “puesta en valor” y yo digo, puesta en valor de qué, quién valora y quién puede valorar. Existen cuatro palabras que a menudo se asocian a la arqueología pero que ningún arqueólogo en su sano juicio considera propias: “puesta en valor” y “patrimonio”.

    A todo el mundo le parece muy bonito visitar un yacimiento, pero todos sabemos que las dos últimas cosas que necesita algo que lleva cientos o miles de años enterrado -o sumergido- son oxígeno y ajetreo. Ahora “nos” hemos apuntado a la moda de que todo es “patrimonio” todo es de todos y todos tenemos derecho a todo, y como de algo hay que vivir, vamos a presentar cuatro parques temáticos que nos den las cuatro perras que necesitamos para que los cuatro puñeteros becarios que tenemos contratados -con suerte- y mal pagados nos saquen más cosas del suelo que la gente pueda ver, etc… círculo vicioso sin fin.

    La divulgación está muy bien y es muy bonito que la gente comprenda y valore para que pueda respetar y conservar pero, ¿es necesario hacer el puto museo encima o al lado del yacimiento, aterando su medio natural? ¿por qué cojones siempre hay alguien de turismo por medio jodiendo una marrana de la que se cree granjero? Estas y otras preguntas exasperantes tendrían que responder los máximos responsables de “patrimonio” y cultura de este país. Y sino, que avisen antes y hacemos un puñetero master de turismo, joder.

  40. Perdón por el retraso, pero aquí está la respuesta del señor J. R. Goberna, editor del monográfico de Arbor:

    http://firgoa.usc.es/drupal/node/40025

    Recordemos que todas las voces tienen cabida, y la del señor Goberna parece bastante sensata, más siendo quien es y el cargo de responsabilidad que ocupaba en todo esto. El problema, pues, no es tanto la corrección o incorrección del asunto editorial -que también- sino la polvareda que ha montado. Vamos, que hay ganas de gresca, y ahí es adonde vamos, ¿por qué las hay? Y creo que en eso también los miembros del CSIC – IEGPS también tienen algo de culpa, ¿no?

  41. Que forte.. coma está o patio
    Outr@s, coma esta cantado neste portal, xa dixeran que a Universidade –e xa, segundo parez, dende os tempos da súa fundación, foi , era e é, vínculo e morgado de determiñados e precaros liñaxes científicos que – pensa Crougintoudadigo que é reflexión eulógica do noso caro paredros André Pena- todo, todiño, se herda agás, acaso, os cartiños.
    E sospeita Crougintoudadigo que o de arriba foi cousa do antigo Réxime. É que hoxe, a vista está, o de abaixo, iso xa pode non ser así. E cuestión de sermonos ou de non sermos.

    E pois que esas cien pesetas son peccata minuta en comparación con las miles que te debo, ou si se prefire delgadísima pataca, como prefería aquel entrenador do Compos, que si non cultivaba o espíritu cultivaba o corpo e tiña unha leira, son pataca miuda
    E porque as leiras non son lerias, e menos cando se abre unha cuestíon que por vir de persoa abonada, e ben abonada, e super estruturada, por non dicir estruturadísima, acousa ¿Oligarquía y caciquismo en la universidad y la ciencia españolas? -Traballiño nos custa crelo. Manda C. -parece de grave peso.
    Esperando que se aclare o asunto e que todo quede nun malentendido, e porque a ciencia e decencia son unha misma cousa, ou parecida no sufixal, esquezamos as oligarquias e os caciquismos, na cara universidade e na cara ciencia española, e pois que como dícía santa Teresita de todos los cambos a vida sigue igual, e tanto o José Carlos suxeito do retractado artículo, como Marco Virgilio y Felipe, tamen suxeitos, coma obxectos de atención no retratado artigo que abre este foro- fueron siempre buenos amigos, y mejor avenidos en el pasado, e grandes centíficos galegos, nacionales e extranxeiros, e, sobre todo, todos moi preparados, como es publico y notorio, y personas cabales. Hagamos sinceros votos para que por el interés de la ciencia decente de este pais, tan valiosos científicos se avengan – si non se revengan- de nuevo y vuelvan a ser buenos amigos,tam buenos como lo eran antes, y mejor avenidos que ahora. Para que todos ellos, preclaros científicos, con amistad y ciencia renovada, por el camino del buen entendimiento, da boa visiñansa y del buen rollito, sigan marcandonos el rumbo de la ciencia en el presente, no futuro, e no que está por vir, e virá, se Deus o quer. Y así, pues que escrito está en el libro del buen amor y del común sentido, y porque Love lives by giving and forgiving let, all of us, live in Love.
    Que se reponga el artículo retractado, puede ser un buen principio y que ejerzan los que lo deban ejercer su derecho de retractación, servir como colofón. E cosí fan tutte e tutte contenti .
    E pois que coma xa o dicía San Gandulfo Love lives by giving and forgiving, que “O que se come se cría” e coma, tamén o dicía san Coiontius, que ” Love lives by giving and forgiving , e que quen sementa ventos recolle trebóns”, e coma, tamén, dicía san Lactancius (que foi alma pater por telo leite paternizado): ” love lives by giving and forgiving a palla no ollo alleo, e máis a viga de outro e máis a viga de alcatrén, que conta do tesouro de sete imperios ten” Pozezo, porque que todos temos dereito a equivocarmos e as nosas paredrías o teñen dobrado, non botemos leña ao lume e contribúamos a que se arranxen os mal entendidos.
    E a bo entendedor poucas palabras abondan que all we need is love and bo rolliño
    Crougintoudadigo e o seu caro paredros.
    Salud y Gloria

    En efecte, José Carlos no travessa un bon moment. Va matar al seu pare!!!, Va matar al seu pare!!!, se li escolta dir pels passadissos de la USC Els quals saben de l”assumpte pensen que parlava de Marc Virgilio Ell, autor de l”articulo censurat, i els objectes d”estudi del seu article, Marc Virgilio i Felipe, van anar fins a fa uns anys ungla i carn. Grans amics Per què la critica avui i no ahir? Permeti”m que els manifesti que sospitant que Jose Carlos, el seu presumpte “fill,” i Felipe, poden compartir de fons un un comú nivell i una comuna escola. Que pensi que el problema està en una altra part. Em quedo amb la teoria de les tres PPP

    poder prestigi i pelas

    Poder prestigi i peles i el bé de la ciència decent, clar està.

    Salut i Glòria

    Crougingoudadigo

  42. Celtíbera

    Icscipio y demás “Xente da Cova”: Pude estar en la conferencia de Bermejo del día 5 y, aunque muy densa, he hecho un resumen para los que no pudieron asistir y tenían interés en saber de qué se habló. Está a disposición del que quiera en http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=3417&pagina=1#r91395. Salud.

  43. Muchísimas gracias, Celtíbera, no hay nada como estar informado!

  44. Señor de Leyre

    Por el resumen que nos has pasado (te felicito, Celtíbera, por tu clarísima exposición de ideas y por saber tomar notas de una conferencia de Bermejo), me confirmo que a este singular personaje no hay homo academicus que le derribe. Porque está bien informado y sabe de lo que habla, porque hila muy bien sus argumentos y porque tiene, a la postre, contrarréplicas hasta para las más nimias réplicas. No obstante, y a pesar de que no puedo renunciar a Bermejo como psiquiatra, comienzo a pensar que en algún momento tiene que fallar, no puede ser omnisciente. Pero antes de seguir dilucidando acerca de su error, debo dedicarme a los trabajos que me ha impuesto y que yo, como Atlas, me dedico a ello por el bien de la Humanidad.

    Señor de Leyre

  45. HERSIN

    SUPERVIVENCIAS DE LA EDAD DEL HIERRO EN LA GALICIA AUTONÓMICA: “EL MITO DE CENICIENTO Y EL ACCESO A LA SOBERANÍA EN LA GALICIA CÉLTICA”

    Una prueba evidente de la supervivencia de algunos elementos de la Edad del Hierro en la Galicia autonómica lo constituyó sin duda el encuentro del folklorista irlandés John O´Meara con un anciano abandonado en una gasolinera próxima al Pico Sacro; anciano, que, como luego vino a demostrar el Instituto de Medicina Legal de la USC a través del análisis del ADN mitocondrial, era nada más y menos que un guerrero indoeuropeo abandonado por sus camaradas en esa gasolinera, siguiendo una antigua costumbre de las Männerbubnde, o cofradía de guerreros indoeuropeas, y aprovechando un momento en el que estaba distraído comiéndose una empanada.

    Poco antes de morir, aun pudo contar muchos mitos propios de su época, entre los que destaca el de ese personaje luego muy conocido en el folklore, aunque en su forma travestida: Ceniciento/a.

    Hace muchos, muchísimos años, vivía en el Reino de la Celtia un pobre y pequeño niño, al que llamaban Ceniciento.

    Ceniciento vivía en un gran caserón castreño de piedra con sus hermanos y hermanas, que siempre se reían de él y siempre lo humillaban, obligándole a recoger las cenizas. Vivía Ceniciento en una pequeña cabaña en la que se consolaba sus penas escribiendo unos poemas épico-mitológicos en lengua celta. Sus hermanos y hermanas se reían de sus poemas y de él, diciéndole que eran insoportables e increíbles. Ceniciento lloraba y lloraba, y consolaba sus penas pensando en irse a Irlanda.

    Gobernaba en el Reino de Celtia un Rey, que tenía un único hijo al que llamaban el príncipe, y ese rey se había casado en segundas nupcias con una mujer muy astuta, muy ambiciosa y muy malvada, que era la Madrastra del Príncipe. La Madrasta era la dueña de todos los castros y castrillos, de todos los campos y todos los paisajes del Reino, y le concedía su gestión a quienes ella quería, que solían ser sus vasallos más fieles.

    Un día la Madrastra quiso deshacerse del Príncipe y le dijo: “querido hijo, eres ya mayor y debes irte de casa. Te concederé un castro, con grandes campos y bellos paisajes, para que lo gestiones, pero antes deberás casarte con la doncella más bella del reino”.

    El Príncipe, entonces, dictó un bando convocando un concurso entre todas las doncellas del Reino, en el que decía que se casaría con la que fuese capaz de realizar una proeza. Entonces Ceniciento decidió acudir a concurso. Él no podía, porque era un hombre –aunque pequeñito-, pero su asesor jurídico indoeuropeo, que había leído la teoría de George Dumézil y que sabía mucho de leyes, le dijo: “podemos hacer una alegación”. Y así lo hicieron.

    Basándose en la reforma del Código Civil Indoeuropeo del Reino, que el Rey había promulgado recientemente, apelaron diciendo que, dado que eran legales los matrimonios entre pernonas del mismo sexo, Ceniciento tenía derecho a casarse con el Príncipe, pasando a tener entonces la consideración de “doncello”.

    El Rey, reconociendo su agudeza, admitió la validez de la demanda, y así el día de la gran prueba allí estaba Ceniciento.

    El Príncipe les dijo a todas las doncellas del reino, y al doncello, que deberían meter el pie en un zapatito de piedra que estaba excavado en la roca.

    Todas las doncellas fueron llegando a la cima de la montaña, y por supuesto entre ellas estaban las hermanas de Ceniciento, pero sus pies no conseguían llenar el zapatito del Príncipe. Cuando llegó el turno de Ceniciento, metió su pie en el zapato y ¡oh! encajaba perfectamente, porque sólo Ceniciento tenían un pie tan grande. El Rey entonces lo proclamó vencedor y al día siguiente se casó con el príncipe.

    La Madrastra les concedió un gran castro muy antiguo para que lo gestionasen. El castro tenía mucho campos y bellísimos paisajes de los disfrutar, y así el Príncipe y Ceniciento tuvieron muchos hijos que le sucedieron en su labor de gestión indoeuropea del mundo castreño.

    Texto traducido del artículo de John O´Meara: “Indo-european Themes in a very old galician Folktale”, Journal of Celtic and Indoeuropean Studies, 78, 2007, pág. 15.703/15.704.

  46. “Soberana” rajada…

  47. Vishnu

    No estoy seguro, pero para mi que este ceniciento se me hace conocido, tal vez lo conozca.

  48. elpelidaaquiles

    Como creador del post me veo en la obligación de aclarar, en cierta medida, nuestra política con respecto a las opiniones vertidas por nuestros visitantes. Lo hago en concreto con respecto a la entrada de Hersin. Me desagradan sobremanera las descalificaciones gratuitas. Y desde luego no defiendo con esta postura al satirizado personaje en cuestión, teniendo en cuenta que he sido yo quien ha abierto esta entrada. Pero lo que muchos quieren confundir con fina ironía raya, e incluso cruza la línea, de la descalificación barata, algo lícito en la vida personal de cada uno, y honorable incluso si se hace a cara descubierta frente al descalificado en cuestión, asumiendo los riesgos de nuestros actos. No pienso, en ningún modo, censurar la entrada en cuestión, pues iría en contra de mis principios y del espíritu de este blog, pero no me pienso responsabilizar tampoco, como autor de la entrada, ni hacer responsables a mis otros compañeros a cargo de este blog, de cualquier tipo de problemática derivada de la misma, en la que incluyo, y no exagero, la legal. Y a quien considere que esto es un acto de cobardía del suscribiente, aclararles que todo lo que le tenía que decir al personaje en cuestión se lo dije en su momento, con toda la educación del mundo, en medio de clase, a cara descubierta, y delante de decenas de testigos, todo fuere por defender a la Hélade.
    A nivel completamente personal quiero añadir una de las muchas máximas por las que rijo mi vida: No ser maleducado, porque ello es ser débil.

  49. Taueret

    Caso Arbor/Bermejo

    El motivo de este post es arrojar un poco de luz al affaire Arbor/Bermejo surgido como consecuencia de una serie de decisiones (la retirada cautelar y posterior retractación) tomadas por el comité editorial de la revista Arbor en relación a la publicación en el número 731 (monográfico titulado “Sociología del saber: el papel de las comunidades especializadas en el proceso de conocimiento”) de un artículo firmado por el Profesor José Carlos Bermejo Barrera, Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Santiago de Compostela.

    El artículo en cuestión constituía un análisis crítico de la metodología de trabajo de un grupo de investigación arqueológico activo, dirigido por Felipe Criado Boado, Coordinador del Área de Humanidades y Ciencias Sociales del CSIC en ese momento. Habida cuenta que la revista Arbor pertenece a esa misma institución, comenzaron enseguida a circular en los ambientes académicos y también en Internet (Firgoa; Xente da Cova; celtiberia.net; arqueologiamedieval.com.; Xpresate; Diario del Gourmet de Provincias y del Perro Gastrónomo; Noticias de Historia Antigua y Arqueología; Documentación, biblioteconomía e información. El blog de Álvaro Cabezas; perurealfonso.wordpress.com; IWETEL. Foro para profesionales de bibliotecas y documentación.) acusaciones de censura científica, mezcladas con otras relativas a la falta de ética del profesor Bermejo, por haber publicado un trabajo que había sido editado previamente en gallego (y colgado en una página web) y a la presunta mala praxis editorial del coordinador y editor científico de ese monográfico, el Dr. Goberna Falqué. Finalmente, el affaire salto de internet a la prensa escrita (La Voz de Galicia, La Opinión de La Coruña, Faro de Vigo, El País).

    La argumentación a posteriori que justificaba la retirada cautelar y posterior retractación del artículo, se basaba en el hecho de que la revista sólo publicaba artículos que fueran “originales”, entendiendo por esto, artículos que no hubiesen sido publicados exactamente o parcialmente en otras revistas con anterioridad.

    A continuación, se lista un número nada desdeñable de artículos publicados en dicha revista en fechas recientes al Affaire A/B que no son originales; es decir, que no cumplen el requisito que se esgrimió para eliminar, después de ser publicado on-line, el artículo de Bermejo Barrera. Estos artículos nunca sufrieron retirada cautelar o retractación. Por tanto, teniendo en cuenta que con el caso Bermejo era la primera vez que se tomaba una decisión de este tipo contra un artículo, acusando a su autor de una serie de hechos que la revista venia aceptando con completa normalidad y complacencia hasta la fecha, y habida cuenta que la crítica científica del artículo se vertía contra la praxis del grupo de investigación dirigido por ex coordinador de humanidades del CSIC), todo hace indicar que lo que por aquel entonces pasó, fue un caso de censura científica, seguida de una serie de decisiones maquilladoras (reponerlo nuevamente cuando se acusa a la revista de censura, para finalmente buscar una torpe estrategia como la de retractarlo). Aquí os queda un testimonio de lo dicho que desde mi humilde opinión demuestra que aquello supuso uno de los episodios más tristes de la ciencia de los últimos años en España. Es solo es mi opinión, ahora ustedes diréis.

    Número 711-712 (2005)

    1. “La Odisea al Paraíso. La peregrinación a Jerusalén de Don Fadrique Enríquez de Rivera”, de Pedro García Martín (págs. 559-580).
    • La cruzada pacífica: la peregrinación a Jerusalén de don Fadrique Enríquez de Ribera, de Pedro García Martín. Ediciones del Serbal, 1997. ISBN 84-7628-213-3.

    2. “Gabriel de Aristizábal y su viaje a Constantinopla en el año 1784”, de Ricardo González Castrillo (págs. 707-726).
    • El viaje de Gabriel de Aristizábal a Constantinopla en 1784: según el manuscrito original II-1051 de la Biblioteca del Palacio Real de Madrid, de Ricardo González Castrillo, Gabriel de Aristizábal. Fundación Universitaria Española, 1997. ISBN 84-7392-378-2.

    3. “Manuel Martínez de la Escalera, ciencia y aventura en Oriente”, de Santos Casado de Otaola (págs. 843-858).
    • “Rumbo a Oriente con Manuel Martínez de la Escalera”, de Santos Casado de Otaola. Quercus, ISSN 0212-0054, Nº 151, 1998, págs. 41-45.

    Número 713 (2005)

    4. “Dificultades y dilemas de la política de inmigración”, de Joaquín Arango Villa-Belda (págs. 17-25) [Comprobado].
    • “Dificultades y dilemas de las políticas de inmigración”, de Joaquín Arango Villa-Belda. Circunstancia: revista de ciencias sociales del Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset, ISSN 1696-1277, Nº. 2, 2003. http://www.ortegaygasset.edu/contenidos.asp?id_d=384 [Idéntico].

    5. “Interpretando el proceso de multiculturalidad en España y la propuesta de ciudadanía cívica de la UE”, de Ricard Zapata Barrero (págs. 101-114).
    • “Bases para interpretar la multiculturalidad en España”, de Ricard Zapata Barrero. Inmigración : un desafío para España / coord. por Rafael del Aguila Tejerina, 2005, ISBN 84-95886-13-8, págs. 193-246

    Número 714 (2005)

    6. “Pío del Río Hortega en la Universidad de Valladolid”, de Juan Bautista Riera Palmero (págs. 181-197).
    • “La Universidad de Valladolid y Pío del Río-Hortega”, de Juan Bautista Riera Palmero. En: Los estudios de medicina y los médicos en Valladolid (1404-2004) / coord. por Juan Bautista Riera Palmero, 2004, págs. 189-202.

    7. “La encrucijada actual del sector I+D”, de Francisco Sacristán Romero (págs. 167-178).
    • “El avance del sector de I+D”, de Francisco Sacristán Romero. En: Montajes e instalaciones: Revista técnica sobre la construcción e ingeniería de las instalaciones, ISSN 0210-184X, Año nº 35, Nº 399, 2005, págs. 81-86.

    8. “La narrativa de Carmen Kurtz: compromiso y denuncia de la condición social de la mujer española de posguerra”, de Lucía Montejo Gurruchaga (págs. 407-415).
    • “Realismo, testimonio y censura en la obra de Carmen Kurtz”, de Lucía Montejo Gurruchaga. Cuadernos del Marqués de San Adrián: revista de humanidades, ISSN 1579-4806, Nº. 3, 2005, pags. 207-229.

    9. “Marisa Villardefrancos y los años de la radio”, de Enrique Martínez Peñaranda (págs. 417-434).
    • “La luminosa lucha de Marisa Villardefrancos”, de Enrique Martínez Peñaranda. En: La novela popular en España, Vol. 2, 2001, ISBN 84-931827-1-0, págs. 233-250.

    Número 720 (2006)

    10. “Luz Pozo Garza: Memoria radiante de una mujer solar”, de Carmen Blanco (págs. 505-515) [Comprobado: versión resumida, en castellano, con un único epígrafe añadido]
    • “A figura literaria de Luz Pozo Garza: A ave da luz sabe onde está o Norte”, de Carmen Blanco. Moenia: Revista lucense de lingüistica & literatura, ISSN 1137-2346, Nº 4, 1998, págs. 331-363

    Número 724 (2007)

    11. “Historiografías comparadas: el “total cero” de la historiografía chilena actual”, de Luis G. de Mussy (págs. 189-201). [Comprobado]
    • “Historiografías comparadas: el “total cero” de la historiografía chilena actual”, de Luis G. de Mussy. En: Catherine Boyle (ed.), Exploración y proceso. Estudiando la Cultura Hispánica, King´s College, Universidad de Londres, Biblioteca de Valencia, 2007. [Versión ampliada]
    • “Historiografías comparadas. El “total cero” de la historiografía chilena actual”, de Luis G. de Mussy. Bicentenario: revista de historia de Chile y América, ISSN 0717-7747, Vol. 6, Nº. 2, 2007, págs. 125-145 [Idéntico].

    12. “Literatura, nación y nacionalismo”, de Bernardo Subercaseaux (págs. 277-293). [Comprobado]
    • “Literatura, nación y nacionalismo”, de Bernardo Subercaseaux. Revista chilena de literatura, ISSN 0718-2295, Nº.70, abril de 2007, págs. 5-37. . [Idéntico]

    Número 725 (2007).

    13. “Una mirada histórica a los International Congress of Mathematicians”, de Guillermo Curbera Costello (págs. 363-372).
    • “Los ICM a través de la Historia”, de Guillermo Curbera Costello. Gaceta de la Real Sociedad Matematica Española, ISSN 1138-8927, Vol. 9, Nº 3, 2006, págs. 695-714.

    14. “Las matemáticas del control”, de Enrique Fernández-Cara y Enrique Zuazua Iriondo (págs. 383-394).
    • “Las matemáticas del control”, de Enrique Zuazua Iriondo. En: De la aritmética al análisis : historia y desarrollos recientes en matemáticas / coord. por Roberto Rodríguez del Río, Enrique Zuazua Iriondo, 2004, ISBN 84-369-3845-3, págs. 245-318.

    Número 728 (2007).

    15. “Relatividad y mecánica cuántica, fotones y partículas”, de Francisco J. Ynduráin (págs. 855-867).
    • “Relatividad y mecánica cuántica, fotones y partículas”, de Francisco J. Ynduráin. Revista española de física, ISSN 0213-862X, Vol. 19, Nº. 1, 2005 (Ejemplar dedicado a: Albert Einstein), págs. 10-18.

    16. “La Cosmología y Einstein”, de Alberto Galindo Tixaire (págs. 869-876).
    • “Einstein y la cosmología”, de Alberto Galindo Tixaire. Revista de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, ISSN 1137-2141, Vol. 99, Nº 2, 2005, págs. 263-274

    Número 732 (2008)

    17. “La transferencia de conocimientos en la cooperación al desarrollo”, de Jesús Sebastián (págs. 719-728)
    • “Conocimiento, cooperación y desarrollo”, de Jesús Sebastián. CTS+I: Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación, ISSN 1681-5645, Nº. 8, 2007.

    18. “Ingenieros del siglo XXI: importancia de la comunicación y de la formación estratégica en la doble esfera educativa y profesional del ingeniero”, de María Paz Kindelán Echevarría y Ana Mª Martín (págs. 731-742). [Comprobado]
    • “Ingenieros del siglo XXI: la importancia de la comunicación en la doble esfera educativa y profesional del ingeniero”, de Verónica Vivanco Cervero y María Paz Kindelán Echevarría. Actas de V Congreso Internacional AELFE = Proceedings of the 5th International AELFE Conference / coord. por Claus-Peter Neumann, Ramón Plo Alastrué, Carmen Pérez-Llantada Auría, 2006, ISBN 84-7733-846-9, págs. 58-63. [Versión prácticamente idéntica].

  50. Estoy de acuerdo que fue un episodio ya no sospechoso, sino torpe de censura… pero obviamente magnificado debido a una larga tradición de rifirrafes mantenidos entre dos sectores bien definidos de la arqueología y la disciplina histórica (sí, yo siempre he sido partidario de definir a ambas como disciplinas científicas y no ciencias, esto es, que son un conocimiento ciertamente reglado que hace empleo de determinadas aplicaciones indudablemente científicas) en el ámbito gallego. No soy “bermejista” (aunque haya asistido a sus clases) ni “criadista” (aunque haya tenido el placer de trabajar brevemente con parte de su equipo y conozca a muchos que formaron parte de él), pero sí que empiezo a estar cansado de ciertos prejuicios vertidos en ambos sentidos… Obviamente todo el mundo tiene padre y madre o, al menos, mano de la que come en mayor o menor medida y por supuesto que imcompetentes, corruptos y rastreros los hay en todos lados La pregunta es: ¿hasta qué punto renunciamos a nuestra conciencia y/o integridad?

  51. Muy interesante, la entrada y las opiniones.
    Bajo mi punto de vista, ya hay que agradecerle a Bermejo el simple hecho de que haya generado con el artículo de marras un intenso debate, sacando a relucir la permeabilidad de toda investigación científica a los intereses particulares de quien la realiza… reconocerlo no tiene por qué desmerecer a la ciencia; la autocrítica puede ser en realidad la base de su perfeccionamiento.
    Supongo que por estos lares ya estaréis enterados, pero por si las moscas, aquí dejo el link al artículo del 21 de octubre de 2009 con el que el grupo de Arqueoloxía da Paisaxe contraataca al profesor Bermejo: http://hdl.handle.net/10261/17897.
    Se titula “La Arqueología del Paisaje: una defensa innecesaria frente a un ataque inconsistente”, y ya es en sí mismo una exposición de incoherencia (a pesar del título de “defensa innecesaria” y “ataque inconsistente”, el articulito tiene 31 páginas!!).
    ¡El solo cinismo de su retórica ya invita a posicionarse en su contra!
    Que cada uno juzgue y compare. Para mí, no hay color…

  52. Great post! The best information I found about viga plus and it is pretty useful.. congrats! If you want you can awlays read some related topics on my website.

  53. Hi to all, the contents existing at this site are really awesome for people knowledge, well,
    keep up the nice work fellows.

  54. I believe that is one of the so much vital info
    for me. And i’m satisfied studying your article. But should observation on few normal issues, The site style is perfect, the articles is actually great : D. Excellent activity, cheers

  55. Today, I went to the beach front with my kids.
    I found a sea shell and gave it to my 4 year old daughter and said “You can hear the ocean if you put this to your ear.” She placed the shell to her
    ear and screamed. There was a hermit crab inside and it pinched her ear.
    She never wants to go back! LoL I know this is entirely off topic but I
    had to tell someone!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: