Mejores Militares – Semifinales de Moderna

Semis moderna

Con un retraso por mi parte por el que pido disculpas, vamos con las semifinales de Moderna, que estarán abiertas hasta el domingo 20 y en las que se puede votar desde ya.

En el grupo de los elegidos tenemos a Gonzalo Fernández de Córdoba y Aguilar (Montilla, 1453 – Granada, 1515), quinto cabeza de serie (sorprendente) pero que no ha tenido rival hasta ahora y llega a semifinales con un contundente 11-0, tras medirse a Tokugawa Ieyashu y a Spinola. Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, Tercer Duque de Alba (Piedrahita (Ávila), 1507 – Lisboa, 1582), octavo cabeza de serie y que hasta ahora lleva un 11-1, habiendo apeado del torneo a Toyotomi Hideyoshi y Solimán I. Gustavo II Adolfo de Suecia (Estocolmo, 1594 – Lützen, 1632), que no era cabeza de serie, pero que ha llegado a las semifinales con un apurado 7-5 y dejando fuera a rivales de entidad como Juan de Austria y el Conde de Tilly. Finalmente Oda Nobunaga (Nagoya, 1534 – Kyoto, 1582), séptimo cabeza de serie y que alcanzó las semifinales con un 7-1 en su haber y tras haber eliminado a Wallenstein y Andrea Doria.

Anuncios
Categorías: Historia, Sección de asalto | 16 comentarios

Navegador de artículos

16 pensamientos en “Mejores Militares – Semifinales de Moderna

  1. Amorín

    Así de primeras, para ir abriendo el fuego, creo que la primera eliminatoria sale ya sentenciada, con un Gonzalo de Córdoba que parece no tener rival en la categoría. Mucho va a haber que trabajar por el Duque para que tenga alguna opción, que va a ser que no.

    Respecto a la otra ronda, me parece que están bastante más igualados, aunque veo como claro favorito a Gustavo II Adolfo, pese a la grata sorpresa que fue la paliza de Nobunaga sobre Wallenstein. Es la eliminatoria que tiene más interés, así que a ver si ponemos toda la carne en el asador (y aviso que pese a mi predilección por Japón, no tengo mi voto nada claro…)

  2. Aquiles

    Así me gusta Amorín, sin barrer para casa como hacen otros

  3. icscipio

    En efecto, algunos barremos nuestras casas, pero no hacia adentro, sino hacia afuera, la basura… al contenedor.

    Dicho esto, considero que la eliminatoria de Gustavo Adolfo no está tan sentenciada como parece… Al fin y al cabo, hay muchas sombras en la figura del sueco rechonchito…

  4. sejrazo

    Bueno, digamos que la paliza de Nobunaga sobre Wallenstein es más por demérito de este que porque el hijo de Bleach sea un crack. Resumiendo: Wallenstein cae gordo y Nobunaga se aprovechó de ello. Gustavo no puede caer gordo: miradlo…no es adorable?XD

    Por otra parte, mala suerte para el Duque de Alba, que serría finalista por la otra parte del cuadro, sin duda. Pero Gonzalo Fernández es un monstruo y va a pasar salvo mayúscula sorpresa con alegato digno de un Mommsen o un Bloch incluído a favor del III Duque de Alba.

  5. perceval_dvg

    Pues a mi Gus también me cae bien! Y ya se puede creer pues lo voté en ambos enfrentamientos y eran contra Tilly y D. Juan, y ya sabéis lo que me molan los Paladines de la Catolicidad… XD
    Espero que Amorín nos ilustre con su conocimiento del Japón, y nos haga una semblanza de la figura de Nobu (es que me da pereza ir a las rondas previas :P ). Sí, ya sé, unificador del Japón y la Batalla de Okehazama, pero, Gus tiene para oponerle el Dominio del Báltico y el despunte de Suecia como gran potencia, y las grandes batallas vs Tilly y Wallenstein. Esperando la lección de Amorín, que exalte la figura de Oda, y ponga al descubierto sus virtudes, ante la imprudencia de Gus en Lützen (y éste para Berizzo que toca para Giovanella…), me despido.
    P. D.: Comparto 100% la opinión de Sejrazo con respecto a Wallenstein: un traidor a la Fe.

  6. icscipio

    Pedazo debate, eh? Votamos ya?











    ¬¬



    Bueno, que no hay mucho que decir, ya que aun siendo un general medianamente competente, el Gran Duque no puede compararse al gran Gonzalo de Córdoba, el general que inauguró la estrategia moderna. Por otro lado, nos encontramos con el que hizo todo el trabajo sucio en Japón para que luego Tokugawa se apuntase un tanto y con el el hombre que reformó el ejército sueco y llenó de detalles de calidad los marchitos campos de Europa Central. No encuentro motivos para decidirme por uno u otro…

  7. Amorín

    En fin, voy a hablar un poco del nipón, a ver si esto se mueve más que está muy parado, aprovechando algunas cosas de lo que ya dije en cuartos, y agregando más:

    Nobunaga Oda fue el que dio el primer paso para la unificación de Japón, un país que hasta entonces había estado dividido hasta el extremo y sin que nadie pasase del control de unas cuantas regiones estratégicas. Oda logró unificar bajo su mando una treintena de provincias (alrededor de la mitad del total), incluyendo las más importantes y poderosas. Sentó las bases para una integración territorial que culminaría Toyotomi (en mi opinión mejor militar que Nobunaga, pero que no hubiera llegado a donde llegó sin las bases estructuradas por éste) y de la que Tokugawa Ieyashu, gracias a uno de estos giros que da la vida, se aprovechó más que nadie para establecer un shogunato estable por más de dos siglos. Japón quedaría prácticamente unificado desde entonces, por lo que se puede considerar que la obra de Nobunaga, de algún modo, ha llegado hasta nuestros días.

    Es posible que sus operaciones militares en la campaña que emprendió para extender sus dominios no llamen tanto la atención como las de algunos de sus generales, especialmente Toyotomi, y también otros como Shibata, Niwa o Takigawa. Pero el hecho es que todos estos hombres combatieron defendiendo los intereses de Nobunaga, y ahí está el verdadero mérito de Oda, fue un genio en la diplomacia y a la hora de buscarse aliados y mantenerlos de su lado. Por otra parte, si él no asumió el mando directo de todas las batallas de su ejército fue porque generalmente combatía en muchos frentes a la vez, y conocía muy bien los talentos de sus mejores estrategas, sabiendo enviar a cada uno al lugar en el que creería que era más necesario. De este modo, el mayor logro de Oda con mucha diferencia es el de haber concebido una invasión progresiva de buena parte de Japón, planificada a marchas forzadas en unos años en los que se guerreaba a diario, bajo decenas de pabellones distintos y sin apenas victorias decisivas; y desde un punto de partida que para nada incluía los territorios más ricos y con mejores medios de Japón.

    Siempre se habla de la Batalla de Okehazama como el gran éxito militar de Oda, pues en ella derrotó con 3.000 hombres a una fuerza de alrededor de 25.000. Aunque el espectacular dato habla por sí sólo, tal proeza fue obtenido gracias a un ataque sorpresa al campamento de sus enemigos, lo que tiene un indudable mérito por la hábil maniobra que lo precedió, pero no constituye en mi opinión el mejor mérito de su larga carrera militar. Su imparable avance a Kyoto entre 1563 y 1568, comenzado cuando aún no contaba con 30 años, es su mejor demostración de valía militar, habiendo pasado por encima de ejércitos diversos y todo tipo de batallas (asedios, asaltos, enfrentamientos en campo abierto, etc…)

    Finalmente habría que hablar de su capacidad para planificación y gestión, que aunque no valoremos tanto como otros aspectos más específicamente militares, evidentemente también suma, y Nobunaga fue capaz de crear una estructura de poder compleja y efectiva para controlar sus dominios, la principal razón de que sus logros no fuesen efímeros, y que los que vinieron después de él, lo que hicieran fuese perfeccionar su trabajo.

    Ahora a ver si alguien nos ofrece una semblanza de Gustavo II para que podamos comparar, o una elegía para la muerte del Duque de Alba…

  8. mi votos para Gonzalo de Cordoba y para Oda

    (y a ver si me quitais eso de “pegepe’s blog”, os agradezco la publicidad, pero es demasiado anglosajon para mi)

  9. Sempronio Graco

    En la primera eliminatoria mi voto va para el Gran Capitán. Me he decidido al final por él y no por el III duque de Alba porque Gonzalo es el creador de lo que luego serán los tercios españoles y porque parece haber tenido siempre la Victoria de su parte (el duque de Alba tuvo menos éxitos militares).

    En la segunda eliminatoria me abstengo de votar. No conozco lo suficiente a Oda y GustavoII Adolfo no me dice nada.

  10. perceval_dvg

    Vae Victis!

    Eso es lo que debe de estar pensando D. Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, III Duque de Alba. ¡Ay de los vencidos! pues efectivamente le ha tocado con el Titán de la Guerra Moderna: D. Gonzalo Fernández de Córdoba. Y es que en este duelo fratricida, qué le vamos a hacer, si por una hoja de servicios a la Monarquía Hispánica prácticamente impecable que nos ofrece D. Fernando se opone otro currículum glorioso, el de D. Gonzalo, que, además, cuenta en su haber con una innovación militar fundamental para el devenir histórico de la Guerra Moderna.
    Hagamos, pues, un panegírico a la gloriosa caída de D. Fernando, pues mi voto va también para D. GONZALO, el “Grán Capitán”.

    ¿Y qué decir de D. Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, III Duque de Alba? Nos presenta una hoja de servicios muy amplia y en distintos frentes, con grandes y decisivas batallas a sus espaldas, y empezacermos, cómo no, por el pavor que provocaba su nombre al Turco. Ante la llegada de sus tropas Solimán levantaró el Asedio de Viena, y también tomó las de Villadiego el corsario Barbarroja cuando vio sus velas aproximándose a Túnez.
    Pero sería en los campos de Europa en donde obtendría una de las victorias más sonadas de la Monarquía Hispánica: la Gran Victoria de Mülberg (inmortalizada por el genial Tiziano), en donde, para mayor gloria de la Fe, derrotó a las tropas de la herética Liga de Esmalcalda. Y también le enseñó al Papa Pablo IV que la alianza con los gabachos tirafresas no es una opción! (Igual que en el Saco de Roma, España tiene que eneñarle al Pontífice en dónde reside la verdadera Defensa de la Catolicidad).
    Como punto negro, sus acciones en los Países Bajos, que provocaron una hostilidad mayor al dominio de los Habsburgo, que se materializó en el enfrentamiento abierto y rebeldía que se encontraron D. Juan de Austria y Alejandro Farnesio.
    Finalmente, con 73 años, para culminar una gran carrera, Felipe II lo utilizó para “hacer valer” sus derechos a la entronización como rey de Portugal, ocupando Lisboa, tras la decisiva Batalla de Alcántara, contra las tropas de D. António I, Prior do Crato, autoproclamado Rey de Portugal.

  11. perceval_dvg

    Gus es adorable, ciertamente. Pero también es cierto que alguien le haga una semblanza, en contraposición a las palabras de Amorín sobre Nobu.
    Y si lo primero que comentábamos acerca de Nobu es su proceso de unificación territorial en un Japón hiper-dividido, nos encontramos, por parte de Gus, con que tenía una situación de partida también muy complicada para el Reino de Suecia, en guerra contra Dinamarca, Polonia y Moscú. No obstante, logró el dominio total del Mar Báltico, su objetivo primordial, haciendo recular a daneses y rusos, y pateando a polacos (batalla de Wallhof y toma de numerosas ciudades).
    Y sus siguientes operaciones se enmarcan dentro de la Guerra de los Treinta Años, enfrentándose con viejos conocidos de este Torneo: Tilly y Wallenstein. Sus victorias en Breitenfeld y en el río Lech, contra Tilly son muestra de esos “detalles de calidad en los marchitos campos de Europa Central” de los que nos hablaba Icscipio, y lo mismo podríamos decir de Lützen, otra victoria sueca infligida ante las tropas católicas, pero, que en este caso, se llevaron por delante la vida de Gus, que más que osado y audaz, tendríamos que decir imprudente. He aquí algo que quizá le cueste el pase en esta eliminatoria.
    Poniéndonos técnicos, ya señalamos que la estrategia de sus campañas por Alemania fue aprendida de la Guerra en Polonia: el dominio de los cursos de los rios (estrategia, en principio, pensada para mantener el control naval sueco en el Báltico). No obstante, en Alemania se vio muy favorecido por la 5º columna que suponía la población protestante bajo dominio militar católico, y que lo recibían con los brazos abiertos una vez liberadas las diferentes plazas, y, no hay que olvidar que la intervención sueca fue muy propiciada por los malditos gabachos tirafresas más falsos que Judas, que por jod… a la Monarquía Hispánica subvencionaban a cualquier hereje.

    Así están las cosas. Yo, por ahora, no me pronuncio, en espera de réplicas.

    P. D. Qué gusto esto de poder rajar de los malditos gabachos tirafresas en dos post seguidos!! XD XD

  12. Aquiles

    – Gonzalo Fernández de Córdoba
    – Gustavo II Adolfo

  13. perceval_dvg

    Dado que no voy a tener acceso a Internet antes de que termine el período de votaciones, mi voto provisional en la segunda eliminatoria va para GUSTAVO II ADOLFO.
    En caso de que la ronda todavía no esté cerrada y haya razones de peso para cambiar mi voto, este voto provisional no tendrá validez.

  14. sejrazo

    Yo no tengo dudas.

    -Gonzalo Fernández de Córdoba
    -Gustavo II Adolfo

  15. icscipio

    Casi no llego:

    – Gonzalo
    – Abstención

  16. Amorín

    Y cerramos, yo voto a Gonzalo en la primera eliminatoria y me abstengo en la segunda:

    Gonzalo de Córdoba 7-0 III Duque de Alba
    Gustavio II Adolfo 3-1 Nobunaga Oda

    Otra final decidida, y esta tarde arranca la Contemporánea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: