Mejores Militares – 1/4 de Antigua – Parte 2

Antigua cuartos

Buscamos dos semifinalistas más que acompañen en Antigua a César y Alejandro. En esta ocasión tenemos a Germánico, que eliminó en octavos a Leónidas con facilidad (5-0), enfrentándose a Milcíades, que había vencido por la mínima a Escipión Emiliano (3-2). El otro duelo mide a Aníbal, que se deshizo anteriormente de Trajano (6-0), y a Mario, que derrotó a Pompeyo en una de las rondas más emocionantes (4-3).

Añadir que la imágen de Anibal que no es de Aníbal está dedicada a icscipio, por responder a mi petición de ayuda de proporcionarme más imágenes. Todo lo demás como siempre, y que empiece el debate!!

Anuncios
Categorías: Historia, Sección de asalto | 26 comentarios

Navegador de artículos

26 pensamientos en “Mejores Militares – 1/4 de Antigua – Parte 2

  1. PaLaFoX

    Gran ronda también la de antigua, sobre todo con el enfrentamiento entre dos pesos pesados como Aníbal y Cayo Mario, que creo que van a dar mucho que hablar estando muy igualados en mi opinión, aunque también va a resultar interesante el duelo Germánico vs. Milicíades. Buenos duelos, si señor.

  2. PaLaFoX

    Al parecer nadie se anima a empezar, así que voy a ser yo el que intente dar un empujon a la ronda.
    De momento voy a referirme a Aníbal, uno de los militares de época antigua que más simpatía me despierta, además de haber sido un gran general. En primer lugar hay que destacar que este militar fue capaz de mantener durante más de veinte años, pues no hay que olvidarse de sus acciones en la Península Ibérica, un ejército formado fundamentalmente por mercenarios de muy distintas procedencias, manteniendo las cualidades y especialidades que tenía cada grupo como los honderos baleáricos, y a pesar de todo ello formó un ejército bien cohesionado y que supo plantar cara nada menos que a las legiones de Roma, que ya casi se había posicionados en esos momentos como la primera potencia política y militar de la cuenca mediterránea.
    También hay que hablar de su gran visión a la hora de establecer no sólo una táctica para una batalla, sino también los movimientos a realizar a medio plazo. Tuvo la maestría de sortear a las tropas de Escipión cuando se dirigía a los Alpes, aún pasando por una zona controlada por los masaliotas aliados de Roma. Pero primero había tenido la inteligencia y sobre todo el valor (aunque era obvio nadie se había atrevido a pensarlo) de ver que el estilo de hacer la guerra de Roma iba siempre encaminado a la conquista y a llevar el conflicto a las tierras de sus enemigos, y vio que la manera de evitar eso y de poner contra las cuerdas a ese gigante era atacarle donde más iba a dolerle que era en la misma península itálica.
    Pero lo más importante, aunque tampoco hay que hablar mucho de ellos son sus grandes victorias, porque han sido grandes hitos de la estrategia militar y todos las conocemos, sobre todo el movimiento envolvente de Cannas con el que destrozó totalmente el ejército romano.
    Quizás haya que hablar más de la capacidad de Aníbal a la hora de mantener durante cerca de 20 años un ejército numeroso en tierras enemigas gracias a su sistema de abastecimiento, o su capacidad diplomática logrando que bastantes ciudades itálicas se pusieran de su lado ayudándole con los suministros, aunque finalmente no logró el último empujón para lograr poner de su parte a todos los “aliados” de Roma.
    Otro aspecto a analizar sería su forma de utilizar la destreza de la caballería númida de forma brillante, con la que lograba rechazar a la escasa caballería romana y rodear rápidamente los flancos del ejército enemigo. Pero el papel que le dio a la caballería no se queda sólo ahí. Hasta entonces, la importancia que el ejército romano le daba a este “cuerpo” del ejército era más bien escaso e incluso testimonial, y muchas veces lo usaban tan sólo porque los enemigos a los que se enfrentaban también la usaban. Pero tras ver que iba a ser muy difícil vencer a Aníbal sin una cabellería decente, hicieron esfurzos por lograr tenerla, hasta que consiguieron el apoyo de los númidas con su caballeria, algo que fue fundamental para la derrota púnica en Zama, que fue la única que realmente sufrió Aníbal, aunque puede ser un elemento negativo a la hora de considerar las votaciones.
    Y por último el que con mucha frecuencia ha sido considerado como el error más garrafal de este general, que fue el no dirigirse a tomar Roma tras la aplastante victoria en Cannas con la que había dejado totalmente desguarnecida a toda Italia. Muchos hasn pensado que esa decisión fue el gran error que marcó el devenir del conflicto, claro que es muy fácil desde nuestro punto de vista decir eso, pues sabemos lo que finalmente ocurrió. En mi opinión fue en realidad un acierto en el contexto del momento, o más que un acierto, la única opción factible que tenía. Es cierto que Roma estaba en ese momento sin defensa alguna, y que para preparar un más que previsible asedio llegaron a armar varias legiones de esclavos, pero esto demuestra la enorme determinación de la ciudad a resistir. No podemos saber lo que habría pasado, pero Aníbal contaba con un ejército en esos momentos de unos 35.000 efectivos, claramente insuficientes para intentar tomar por asalto la ciudad, que sin duda le habría costado enormes bajas. La opción más segura habría sido rendir la ciudad por hambre y luego entrar a saco, pero en ese tiempo los ejércitos romanos en Iberia habrían tenido tiempo más que suficiente para regresar a Italia y hacer frente a los cartagineses. Además, no podía mantener un sitio en pleno territorio enemigo, pues Aníbal no tenía todas consigo de si Roma recibiría apoyo de sus aliados, aunque lo probable es que no hubiera ocurrido.
    Por todo esto yo veo lógico que Aníbal prefiriera pasar un tiempo que luego se alargó demasiado buscando apoyos importantes en el centro y sur de la península, seguramente pidiendo la intervención de lo que hasta entonces habían sido los ejércitos auxiliares romanos, además de comida, pero nunca llegó a tener un apoyo masivo, lo que demuestra que los aliados itálicos, que aún ni mucho menos se consideraban “romanos”, no tenían tan claro eso de que Roma fuera a caer, incluso después de su derrota en Cannas. Eso creo que ayudaría a comprender los motivos por los cuales Aníbal no se decidió por atacar a su enemiga, y por ello pienso que no debe ser tomado como una mancha en el historial militar de Aníbal.

  3. sejrazo

    Empuja empuja…

    Muy buen post, digno de mí (XD)

  4. Voy a votar a Anibal por ser quien es, simplemente. Despues del magnifico Julio Cesar es el mejor que hay.
    Por cierto, me encanta vuestro blog.

  5. perceval_dvg

    Después de tan brillante alegato de Palafox, habría que hacer una réplica para el bueno de Cayo Mario, y visto que el tiempo pasa, estuve recopilando informanción sobre este general que tiene, entre su hoja de servicios, la Guerra de Yugurta, las guerras de defensa contra cimbrios y teutones, la Guerra Social, la I Guerra Civil. Este tío estuvo metido en cuantos berenjenales había, saliendo muchas veces victorioso, con batallas interesantes como Vercelae, contra los cimbrios.
    Visto así, parece un digno rival para Anibal, que incluso le podría poner las cosas difíciles. No obstante, sus méritos en todas estas contiendas no parecen haber sido personales, sino que más bien de sus subordinados, como Sila (en la Guerra de Yugurta, las guerras contra los germanos (y directamente, dirigiendo las tropas en Vercelae), o la Guerra Social) o Cinna (En la I Guerra Civil).
    Más bien se nos presenta como un oportunista general que fue capaz de crearse un gran renombre entre el pueblo (la victoria contra los germanos le hizo parecer un nuevo Camilo, vencedor de los galos). Entonces, qué lo hizo pasar de ronda ante Pompeyo el Grande? Ah, claro, la Reforma del Ejército Romano.
    Ciertamente las llamadas Reformas de Mario configuran el Ejército Romano tal y como lo conocemos: como nos recordó Iscipio, “el legionario romano es el primer soldado profesional 100% de la historia”, y esa profesionalización se alcanza mediante esta reforma, pues antes no se distinguía de los ejércitos griegos, ya que el ejército romano se formaba por ciudadanos propietarios, que tenían que aportaban su propio equipo, y que se formaban en momentos de guerra, por lo que no era un ejército permanente (y consecuentemente, muchas veces inexperto) ni uniforme.
    Merced a esas Reformas el ejército se abre a un mayor elenco social, el Estado es el que aporta el equipo (con lo que el ejército se uniformiza), y los soldados reciben una paga, con lo que se configura un ejército profesional y permanente, lo que permitía la rápida defensa de la República, y posibilita su expansión posterior (aunque también tendrá consecuencias terribles para la República, pues se produce una vinculación del ejército con el general al mando, que llevará a una privatización tal que desembocará en las Guerras Civiles).
    Este es el gran mérito de Mario, con lo cual, también nos aparece como un rival digno para Anibal, o por lo menos eso creía, pues…
    En mi labor de documentación, también he recurrido a los 1/8 de Antigua (por aquel entonces yo no estaba por aquí), y he encontrado estas palabras de Icscipio:
    “Mario pasará a la historia por haber reformado el ejército romano. Falso, más falso que los duros de cuatro pesetas. Cada vez está más demostrado que […] su único reforma militar radica en haber hecho del ejército un instrumento político privado” Quid???
    Por favor, Icscipio, ilústranos!!
    No es que niegue lo que dices. De hecho, no me estrañaría nada que pasara a la Historia por méritos de otros (pues ya lo hizo en su propia época en las contiendas que libró), pero no tenía ni idea de que la Reforma no fuera labor suya.
    Coméntanos, please!

  6. PaLaFoX

    Gracias por la alabanza, jaja. Como dice Perceval, la baza que tendría Mario para lograr pasar sería la del papel que se le ha dado de reformador del ejército romano. De eso a ver si se encarga en ilustrarnos Josef.
    Porque en lo referido a batallas y conflictos en los que participó, salió vencedor lo que le dio una enrome fama entre el pueblo. Pero hay que ver que desde Escipión Roma no había tenido un verdadero general que hubiera logrado grandes e importantes victorias (que yo sepa), lo que ayudaría a comprender la popularidad que alcanzó y que se ha transmitido a lo largo de ls historia. Su momento culminante fue derrotar a los invasores cimbrios y teutones, contra los que varios generales totalmente inexpertos y con poca cabeza habían fracasado estrepitosamente, llegando al culmen en Arausio que llegó a suceder a Cannas como el mayor desastre militar sufrido por Roma hasta entonces.
    Pero cabe preguntarse si tanto mérito tubo esa aplastante victoria. Desde luego la tuvo pues se enfrentó a “ejércitos” (véanse las comillas) de según algunas fuentes cercanos al cuarto de millón. Pero Mario tan sólo hizo lo que debería haber hecho cualquier antecesor, pero no supo, que fue el razonar, aprovechando las condiciones del terreno en su favor como en Aquae Sextiae, sabiendo que estaba en inferioridad numérica. Pero como ya hemos dicho en alguna otra ocasión, muchos confundían el tener superioridad numérica con tener las de ganar. Y mario supo demostrar que no necesariamente tener el mayor ejército suponía el tener la victoria, pues un gran número dificulta el abastecimiento, la velocidad de desplazamiento y sobre todo la posibilidad de hacer maniobras en el campo de batalla.
    Pero a la vez hay que decir que el general romano jamás se enfrentó a un ejército equiparable en formación y estructura al romano, quizás hasta la guerra de los aliados, pero en la que no fue ni mucho menos el gran artífice de la victoria, o al menos el único.

  7. icscipio

    ANIBAL

    A ver, “Tuvo la maestría de sortear a las tropas de Escipión cuando se dirigía a los Alpes” – Los Escipiones, eran dos, Cneo, tío, y Publio, padre de Escipión el Africano.

    “Quizás haya que hablar más de la capacidad de Aníbal a la hora de mantener durante cerca de 20 años un ejército numeroso en tierras enemigas gracias a su sistema de abastecimiento” – Mejor dicho, gracias a la falta del mismo. En efecto, “su capacidad diplomática logrando que bastantes ciudades itálicas se pusieran de su lado ayudándole con los suministros” fue lo que logró que se mantuviese activo durante algún tiempo. Sin embargo, ahí es donde se nota la diferencia entre Aníbal (el genio) y Roma (la colectividad política y humana). Se trata, como todas las guerras, de una pugna por los recursos. La falta de apoyo desde África (o el exitoso bloqueo de Marcelo en Sicilia… ¬¬), lo pusieron contra las cuerdas. No son pocos los que opinan que Cannae fue lo peor que le pudo pasar a Aníbal… toda una paradoja, no?

    Completamente de acuerdo en el uso de la caballería. Pero, en un primer acto de soberbia, me cito: “En apoyo de las legiones acudían las Alae Sociorum, contingentes de infantería en número similar al de las legiones (más adelante llegan a contar con un 20% más de tropas que las legiones, son los llamados extraordinarii) que se organizaban en diez cohortes de entre 400 y 600 hombres, estando toda la unidad al cargo de seis praefecti de rango ecuestre. Contaban con el apoyo de un cuerpo de caballería variable en número –aunque hasta tres veces superior- pero organizado en alae equitum. Éstas estaban compuestas de 300 jinetes bajo el mando de tres decuriones, uno de los cuales ostentaba el rango de praefectus equitum y estaba al comando de la unidad. Tras el Bellum Sociale del 90-88 a.C., los antiguos aliados itálicos se integraron plenamente en la estructura de las legiones. No hay registro de ningún Ala Sociorum formado por población extraitálica, si bien se nos menciona que durante la IIª Guerra Púnica los númidas pasaron de contar con una organización militar indígena a una propia de las alae romanas”

    “Es cierto que Roma estaba en ese momento sin defensa alguna, y que para preparar un más que previsible asedio llegaron a armar varias legiones de esclavos, pero esto demuestra la enorme determinación de la ciudad a resistir.” – Lo que demuestra, a mi parecer, es la solidez de la estructura político-social romana: justo cuando muchos senadores estaban dispuestos a rendirse, la familia romana (en el amplio sentido de la palabra) demostró que podía exprimirse aún un poco más. Ese es el problema de combatir en suelo enemigo sin apoyo logístico sólido. Mientras tanto, Escipión en Hispania y Marcelo en Sicilia hacían su trabajo. Genial opción geoestratégica, pero la solución de Aníbal fue sin embargo la adecuada.

    MARIO

    “Más bien se nos presenta como un oportunista general que fue capaz de crearse un gran renombre entre el pueblo […]. Entonces, qué lo hizo pasar de ronda ante Pompeyo el Grande? Ah, claro, la Reforma del Ejército Romano.” – XD XD XD

    “En mi labor de documentación, también he recurrido a los 1/8 de Antigua (por aquel entonces yo no estaba por aquí), y he encontrado estas palabras de Icscipio:
    “Mario pasará a la historia por haber reformado el ejército romano. Falso, más falso que los duros de cuatro pesetas. Cada vez está más demostrado que […] su único reforma militar radica en haber hecho del ejército un instrumento político privado” Quid???
    Por favor, Icscipio, ilústranos!!” – Es que me meo contigo… En el buen sentido. Vamos a ver, con toda la cara del mundo me vuelvo a citar, aunque creo que las cosas quedan claras sólo viendo el título del siguiente apartado:

    “c) Las reformas tardorrepublicanas [1) No hay una sola, 2) Trato de impersonalizarlas]

    Tradicionalmente se ha señalado como hito que marca la definitiva profesionalización del ejército romano la llamada reforma de Mario . Ciertamente, Gayo Mario tuvo buena parte de culpa en este proceso, pero no es menos cierto que sus acciones responden a una serie de circunstancias que se venían dando desde hacía ya algún tiempo . Las conquistas del siglo II a.C. trajeron consigo riquezas, pero también la necesidad de establecer guarniciones militares por todo el Mediterráneo. Los miembros de la aún entonces milicia ciudadana, principalmente pequeños propietarios o miembros de las clases medias-bajas urbanas, desplazados de la fuente de su riqueza por más tiempo del soportable no pudieron sino ceder ante la extensión del latifundio. Efectivamente, durante los siglos III-II a.C., la agricultura suponía alrededor de un 80-90% de la riqueza en el mundo romano, pero a finales de este periodo, alrededor de un 30% de la población se ha desplazado hacia las ciudades. “Landholdings were the geographical expression of social stratification” .
    Las necesidades políticas y las realidades políticas marcaban el claro camino hacia la profesionalización de los ejércitos. Es así como los desheredados, los capite censi, entran de pleno derecho en las legiones al hacerse el ingreso voluntario y el costeo del equipo correr a cuenta del erario público. Mario abrió la puerta al voluntariado y al servicio remunerado, pero siempre consciente de que con ello estaba creando una peligrosa arma política. Con la perpetuación del servicio se crean cuerpos legionarios más estables, desarrollándose un indudable espirit de corps, y los generales, cada vez personajes más poderosos y carismáticos, actúan como patronos de una nueva clase asalariada, tanto más en cuanto que el Senado se desentiende de los milites en una vez licenciados. Así, los grandes generales, siempre en pugna, tratan de reforzar su apoyo social mediante la concesión de recompensas para los soldados tras un servicio de entre 6 y 16 años -10 como máximo para los caballeros- , cosa que el Senado siempre se niega a otorgar, puesto que las concesiones de lotes de tierras o bonificaciones en metálico suponen una gravosa carga para la institución, de ahí la polémica con respecto al ager publicus, centro de la discusión política del momento. Con su relación con el político Saturnino, Mario inauguró la época de las clientelas militares aprovechándose de un amplio sector social que, pese a haber sido desheredado de la tierra con el cambio de la estructura económica, seguía pensando con una mentalidad profundamente campesina. La prueba es que los soldados exigían que con su licenciamiento se incluyese una parcela de tierra sobre la que asegurar su retiro de la vida militar, preferentemente en Italia. En las colonias de veteranos, efectivamente, la ocupación económica sigue siendo mayoritariamente (90%) agrícola . “The Roman government tried to absorb the new wealth, values and administration within the existing framework. It failed, just as most modern developing countries fail, to establish institutions for the allocation of new resources without violent conflict” .

    Centrándonos en la faceta militar de la reforma, desaparecen ahora los velites y los triarii dejan de ser un cuerpo de falange (armados con lanza larga y con una función táctica defensiva). Todas las centurias pasan a tener 80 hombres y, lo que es más importante, se produce una reforma profunda en la organización de los cuerpos legionarios, ya que la cohorte (cohors, vallado, cercado) pasará a ser la unidad táctica de primer orden en detrimento del manípulo. Algunos autores han querido ver en ello no una invención de Mario, sino el fruto de la evolución lógica dentro del ejército. Ciertamente, las guerras púnicas primero, y las del oriente después, habrían dado como resultado un conjunto de soldados veteranos y la optimización del engranaje táctico, lo que antecede a la reforma mariana tanto en el aspecto social (y pecuniario) como en el organizativo. Sin embargo esto no tiene por qué significar una minusvaloración de la osadía política de Gayo Mario.

    Sea como fuere, con estas reformas, la transmisión de órdenes se hace indudablemente más rápida en una más flexible legión de diez cohortes compuestas cada una por seis centurias de ochenta hombres. En buena medida este éxito se logra también gracias a la consolidación de la figura del centurión como oficial de enlace entre los altos mandos y la tropa.

    A ello hay que añadir el hecho de que el ejército romano se va a ver notablemente reforzado, gracias a la disciplina y el entrenamiento introducidos por Mario, en esferas que hasta entonces habían sido su punto débil: la experiencia y los conocimientos técnicos. La entrada de gentes de baja extracción social –artesanos, obreros urbanos…- supuso la incorporación de innumerables habilidades de las que no eran conocedoras los simples campesinos-ciudadanos. A la altura del siglo I a.C. se crea un cuerpo estable de artesanos e ingenieros militares. Al tiempo, la perpetuación del servicio permite una segura transmisión de estos conocimientos y el mantenimiento de una aceptable experiencia de combate a lo largo del tiempo.

    Por uno de esos azares de la historia, el heredero político de Mario será también quien lleve al extremo de su eficacia el aparato militar refundado por aquél . César supo aprovechar al máximo la baza, no sólo cuando fue necesario combatir a los galos, sino también cuando fue necesario “convencer” a los romanos de su superioridad, creando un ejército completamente identificado con su líder –se refuerza por ello el carácter sagrado del sacramentum-. Creó los evocati, un cuerpo de hombres selectos a su servicio, concedió mayor importancia a los centuriones y se desarrollaron los mandos intermedios entre el general y la tropa, con la consolidación de los legati legionum. En principio, los legati eran los lugartenientes y consejeros del cuartel general, pero César los movilizó al mando de las tropas pero nunca de forma permanente o institucionalizada, para que fuese siempre patente la superioridad del comandante en jefe. A la larga, el nuevo sistema jerárquico trajo consigo el desplazamiento en los mandos de la dignidad institucional a favor de las mayores experiencias y habilidad militares. Reforzó la importancia de las enseñas militares y otorgó una mayor identidad a las legiones al permitirles conservar su numeral , manteniendo así un alto espirit de corps. También perfeccionó la ingeniería militar y la artillería, e inició una tradición de empleo de cuerpos auxiliares así como de unidades tácticas más diversas como las vexillationes, al formar cuerpos de ejército formados por cohortes sin relación entre sí.
    Por otro lado, desde un principio, la guerra en Roma respondía puramente al ritmo económico, con lo que se desarrollaba durante los meses de verano, cuando la actividad bélica no interrumpía las labores agrícolas o éstas podrán desarrollarse en ausencia de los hombres jóvenes . Con César se va a convertir en norma lo que ya se había manifestado en algunas grandes guerras del pasado. Ya no se trata de mantener al ejército movilizado durante el invierno, sino, además de mantenerlo activo.”

    A mayores, sobre el entrenamiento regular, atribuido a Mario: “Tales innovaciones se deben al cónsul Rutilio Rufo, que tras la derrota de Arausio (105 a.C.) frente a cimbrios y teutones, habría hecho movilizar a los instructores de varias escuelas gladiatorias para el entrenamiento de las tropas. Mario completará el sistema con un adiestramiento gradual consistente en el refuerzo de la autoestima de los hombres: toma de objetivos fáciles, marchas, obras de ingeniería… Marín y Peña, 1956, p. 61; Keppie, 1998, pp. 59-60 ; Webster, 1969, p. 38”

    Qué quiero decir con todo esto: Mario canalizó en su propio beneficio una serie de elementos y cambios que ya estaban presentes o germinaban en el seno de la sociedad y el ejército romanos. No es el gran reformador o refundador que nos han vendido, (como se podría decir más adelante de César o Augusto) pero sí, como Kennedy, un hombre que sabía escoger muy bien a sus segundos. Con ello no pretendo restar un ápice de valía a los hechos, pero sí matizarlos enormemente.

    “Pero hay que ver que desde Escipión Roma no había tenido un verdadero general que hubiera logrado grandes e importantes victorias (que yo sepa), lo que ayudaría a comprender la popularidad que alcanzó y que se ha transmitido a lo largo de ls historia. Su momento culminante fue derrotar a los invasores cimbrios y teutones, contra los que varios generales totalmente inexpertos y con poca cabeza habían fracasado estrepitosamente, llegando al culmen en Arausio que llegó a suceder a Cannas como el mayor desastre militar sufrido por Roma hasta entonces.” – De acuerdo salvo en una cosa: a qué Escipión te refieres?? Generales buenos los hubo. Os recomiendo un buen libro también: “DYSON, S. L. (1985) The Creation of the Roman Frontier. Princeton, Princeton University Press.”

    “Y mario supo demostrar que no necesariamente tener el mayor ejército suponía el tener la victoria, pues un gran número dificulta el abastecimiento, la velocidad de desplazamiento y sobre todo la posibilidad de hacer maniobras en el campo de batalla.” – Yo creo que eso, en condiciones normales, los romanos lo sabían bien… Si por algo se caracteriza el ejército romano en todas sus etapas (salvo las Guerras Civiles) es por contar con un relativamente reducido número de hombres para defenderse. Pero ese sería un largo, largo debate.

    “Pero a la vez hay que decir que el general romano jamás se enfrentó a un ejército equiparable en formación y estructura al romano, quizás hasta la guerra de los aliados, pero en la que no fue ni mucho menos el gran artífice de la victoria, o al menos el único.” – Sí, contra Sila. Y perdió.

  8. sejrazo

    Como vende la moto el perro este…

    Scipio, no decías que esto era como el Carrusel? Pues en cuestiones de Antigua yo tengo que ser Pepe Domingo…y esto es golaaaaaaazo (de Muñeca System)!!!

    Un purito para ti!!!

    PD: (guiño, guiño)

  9. icscipio

    Y ahora, Germánico… XD

    No puedo negar que es uno de mis favoritos (a tope). Me recuerda mucho a Agrippa, con la excepción de que no le gustaban mucho los barcos (como a todo buen romano…). Germánico, hijo de Druso y Antonia la Menor, por tanto, sobrino de Tiberio, nieto político de Augusto y nieto natural de Marco Antonio (ahí es nada), es el mejor ejemplo de Príncipe Imperial del Siglo I. Buen político, buen gestor, mejor general. Sus inicios en las armas se remontan a los años 7-9 d.C. (22 años), formando parte activa en el sofoco de la revuelta panonio-ilírica -Austria-Balcanes- y reestableciendo el control romano -fundación de colonias, establecimiento de una red viaria, disposición de los efectivos militares…- en solitario una vez Tiberio es destinado con urgencia a Germania durante la crisis subsiguiente a la derrota de Varo en Teutoburgo (por cierto, que tal vez la legión XVIII no fue completamente destruida entonces, como atestiguan ciertos elementos epigráficos, aunque seguramente fue disuelta poco después y reintegrados sus efectivos en otros cuerpos).
    En el año 11, reestablecido cierto equilibro en la frontera germana es enviado allí para asistir en la reorganización de los cuerpos militares y tras el consulado en el año 12 (27 años) queda al cargo de iniciar las acciones represivas contra las tribus que seguían al líder Ariminio, “vencedor” de Teutoburgo. Hubo de solucionar una pequeña sublevación de los legionarios destinados en la región y hasta el año 17 se dedicó a dar por culo bien a los germanos, tanto por la vía militar como por la diplomática. Resultado: en el año 17, el prestigio de Ariminio estaba por los suelos y acabaría siendo asesinado por sus propios hombres, las legiones habían recuperado la confianza en sí mismas y los cuepos auxiliares habían sufrido un proceso de estricta reforma, adaptando su estilo de lucha al de la infantería de contacto en lugar de hostigamiento exclusivamente. Se data en este momento el inicio de la definitiva articulación de los cuerpos auxiliares, que recibirán en época flavia el último retoque -me voy por las ramas…- y del servicio en las legiones (20 años). Todo estaba listo para recuperar la provincia de Germania al control del Imperio. Entonces, Tiberio, celoso (de su fama) o preocupado (ante otro Teutoburgo) lo retiró de la frontera y decidió enviarlo a Oriente, donde continuó ejerciendo su otra gran faceta: la de estratega político, reorganizando los diversos reinos-cliente que servían de tapón en la frontera oriental. La muerte lo sorprendió en el año 19 (sospechas de envenenamiento) y su muerte fue recibida con un fervor por el pueblo de Roma que a punto estuvo de acabar con el mismo Tiberio.

    Por tanto, tres puntos a favor de Germánico: Muy buen táctico (invicto en la batalla, control de la logística) y líder (supo controlar la moral y los ánimos de la tropa en todo momento), lo que complementa con ser un genial estratega (pacificación y organización de los territorios, fomentar la desunión y el enfrentamiento del enemigo) y finalmente, buen político (supo tener siempre el favor de la plebe pese al desdén de Tiberio). Un punto en contra: tuvo un hijo nefasto… Calígula… XD

    En cuanto a Milcíades, bueno, sería bonito que lo defendiese Julio. Me parece una personalidad muy válida, pero para mi Germánico es el ideal de líder militar… y para lefada de Julio, se lo identificaba con Alejandro (murió con 34 años…).

    Ala, me voy a ver Masacre Zombie… Buenas Noches

  10. icscipio

    Ah, bienvenida Chispita, por lo que veo escribes desde la USC. Pásate cuando quieras y gracias por los piropos… (Ya que Amorín no lo hace…)

  11. PaLaFoX

    ” a qué Escipión te refieres?? ”

    Al numantino por supuesto, es indiscutuble que fue el último gran líder militar que tuvo Roma hasta la llegada de Mario.

    “A ver, “Tuvo la maestría de sortear a las tropas de Escipión cuando se dirigía a los Alpes” – Los Escipiones, eran dos, Cneo, tío, y Publio, padre de Escipión el Africano.”

    Lo dije así por abreviar, sé perfectamente que eran dos en ese momento, y ambos murieron durante la guerra, siendo sustituidos por el joven Escipión el africano.

  12. Aquiles

    Antes de nada pedir perdón por mi largo silencio; Monty se merecía al menos unas líneas de mi parte. Han sido unos días muy largos. Lo segundo, dar la bienvenida a Chispita al blog.
    Yendo ya al tema, se supone que debo ser yo el que defienda a Milcíades, por lo de ser griego y además ateniense; sin embargo, no os voy a convencer de que lo voteis en lugar de Germánico. No es justo. Germánico es sin duda uno de los mejores militares de la historia, de los más completos. Personalmente me recuerda mucho al César de las Galias. Pero tampoco es justo dejar a Milcíades sin testimonio de su labor. Estratego ateniense durante muchos años, fue el responsable de la “transición” de el ejército de Atenas de la época arcaica al resultante de las reformas de Clístenes. No lo denomino reformador porque no hizo tal cosa, pero sí cogió la nueva realidad político-social y la supo llevar con éxito a la victoria en el campo de batalla. Obviamente siempre será recordado por Maratón, una batalla que siempre parece quedar en segundo lugar a raiz de los acontecimientos del 480-479, pero que creo que es uno de los mejores ejemplos a lo largo de la historia de despliegue inteligente, de como esperar el momento preciso para atacar, y, sobre todo, como llevar unas tropas inferiores en número pero cualitativamente superiores a la victoria. Milcíades es un producto de su época, un gentleman de la guerra como la inmensa mayoría de las tropas griegas de esa época. Sin embargo, creo que destacó sobre ellos no sólo por su genialidad sino por una cuidada formación militar y estratégica, si bien de naturaleza “privada”, no por ello menos efectiva. Este estudio personal de la guerra, que no deja de ser lo que hacemos aquí, unido a su excelente sentido de la oportunidad, que no del oportunismo, lo elevó por encima de todos los comandantes de su época, incluidos, a mi entender, los espartanos, sin duda más profesionales pero también mucho menos “creativos”, atados por clichés sociales en su forma de hacer la guerra,lo que tampoco es bueno. Además, aunque no haya evidencias de ello, no es extraño suponer que se encargase de transmitir todos estos conocimientos a su hijo Cimón, al que sin duda se le puede considerar el “creador” del Imperio Ateniense. Sé que no es suficiente para ganar a Germánico, pero Milcíades se merecía estas líneas.

  13. sejrazo

    Está vivo, viiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiivoooooooooooooooooooo!!!!!

    PD:Julio, Monty está triste…XD!

  14. Aquiles

    perdonad que meta este purito sin venir a nada, pero es que teneis que leer esta parte de la entrevista a Robin Lane Fox en El Pais:

    Pregunta: Usted es un caso único entre los historiadores de Alejandro: ha podido luchar bajo su mando, entre sus filas. ¡Eso es empirismo!

    Respuesta. Hice de asesor de la película de Oliver Stone y durante el rodaje en Marruecos, en 2004, me dejó hacer de extra como soldado de caballería macedonio en la escena de la batalla de Gaugamela. Todos, menos yo, eran expertos jinetes, la mayoría españoles -aunque en realidad Alejandro no tuvo, claro, caballería hispánica, al revés que César, al que los compatriotas de usted le dieron grandes éxitos-. Cargué como uno más, con casco y lanza en mano. Una experiencia maravillosa, impagable para un historiador que difícilmente puede experimentar sobre el terreno el movimiento de masas militares. Mi caballo, por cierto, se llamaba Gladiador.

    P. ¿Y qué tal los persas, estaban a la altura?

    R. Eran figurantes franceses, así que era fácil matarlos.

    Grandioso

  15. Amorín

    Jojojojojojojojo qué crack! y lo que daría yo por hacer lo mismo.

    En todo caso me gustaría saber hasta que punto tuvo este hombre culpa del truñaco que salió la película…

    Bienvenido Chispita y bienvenido de vuelta Aquiles, se te echaba de menos.

  16. PaLaFoX

    La verdad es que la peli es bastante mierdosilla, pero hay que reconocer que la batalla está rodada de puta madre. Sin contar con los errores históricos que se pudo cometer, la forma de rodarla y enseñar los diferentes movimientos de la batalla están muy bien.

  17. Amorín

    Oh sí, sin duda, la batalla de Gaugamela me parece apoteósica, así como otros grandes momentos que tiene la película; lo que falla es la peli en general, por tratar de recrear ahora al Alejandro histórico sin tener en cuenta el grave problema que supone no actualizar los valores, algo importante en el cine.

    Y van mis votos:
    – Germánico
    – Aníbal
    (Otra ronda facilita…)

  18. Aquiles

    Muy bien expuesto el problema de la peli Amorín. No es ni más ni menos que eso. En fin, otra ronda facilita, mal que me pese con Milcíades, que le ha tocado uno duro en el cruce. Mis votos son para:

    – Germánico
    – Aníbal

  19. perceval_dvg

    En primer lugar, como fiel “hetairos Alexandou”, estoy plenamente de acuerdo contigo, Amorín, sobre la peli. Y ya recurriré a la filmación de Gaugamela para defender a Alex en la siguiente ronda! (guiño, guiño).
    Y aún tengo que pensarme mis votos…
    Las brillantes palabras de Palafox sobre Anibal y la lección magistral de Icscipio sobre la verdad de la reforma militar romana y sobre Mario, han decantado definitivamente un voto que tenía bastante claro: El cartaginés merece pasar frente a Mario, a quien no podemos negarle, sin embargo, la fama que consiguió, ya en su época, hasta ahora (originando, incluso, una de las sagas más famosas de Nintendo, aunque cambiando la profesión. XD XD XD). Así que, aquí, no lo dudo, voto a Anibal.
    Pero… la segunda eliminatoria la tengo más complicadilla. Germánico es uno de mis favoritos en la Roma altoimperial, igual que su padre, Druso… Qué buenos emperadores se perdieron con sus muertes!!! Pero militarmente hablando, más que recordarme a Agripa, Germánico me recordaba al propio Mario: Consiguió una gran fama como salvador de la Res Publica al vengar Teutoburgo, en la Batalla del Weser. Y no podemos olvidar, como señaló Icscipio, su reforma militar: “la definitiva articulación de los cuerpos auxiliares”. Talmente igual que Mario: En vez de cimbrios y teutones, tenemos germanos (vamos, lo mismo), y también la cuestión de hasta qué punto dirigió él personalmente las tropas, y lo mismo podemos decir de la reforma de los cuerpos auxiliares: ¿hasta qué punto fue un empeño personal suyo? Por su parte, Milcíades también me cayó siempre bien. Maratón es una de las GRANDES batallas de la Historia, que a todo el mundo le suenan, y chapó por su táctica. Pero, más allá de Maratón, las Reformas de Clístenes son la base de la grandeza de Atenas (siempre me encantaron), y, como dijo Aquiles, Milcíades “fue el responsable de la “transición” de el ejército de Atenas de la época arcaica al resultante de las reformas de Clístenes”.
    A priori, la ronda parece fácil, pero tiene su intríngulis… A ver que decido en la segunda eliminatoria.

  20. Aquiles

    A Perceval:

    :-) genitivo singular masculino de Alexandros=Alexandrou :-)

    Ò tou Alexándrou hetaíros

    Lo siento no pude evitarlo :-) Es el síndrome “catedrático de Prehistoria” de corregir hasta el más mínimo detalle. Puedes criticarme por escribir de el en mi último post, que se me coló y luego no supe como corregirlo :-)

  21. PaLaFoX

    Y mis votos van para…

    -Germánico
    -Aníbal (por fin alguien que rompe el monopilio grecorromano)

  22. perceval_dvg

    Ups!!
    Se me coló “hetairos Alexandou”… Lo quería poner con r (aunque ya renuncié a acentos y matices…) jejeje. Dignad excusarme… Lo mio es el latín medieval, en donde la ortografía brilla por su ausencia (equisde, equisde)
    Todavía sigo sin tener claro mi voto en la segunda eliminatoria…

  23. icscipio

    A ver, hetairas de los cojones… ya está bien de cordialidades…

    En ningún momento he dicho que los cuerpos auxiliares fuesen reformados por Germánico, sino que es en ese momento cuando se confirma la reforma augustea de los mismos, puesto que empiezan a desaparecer las antiguas unidades que habían empezado sus andaduras con César y el ejemplo de Ariminio sirvió para evitar en lo sucesivo que fuesen los propios líderes tribales los que comandasen a sus tropas. Lo sé, continuaron existiendo, pero en menor medida, y la revuelta de julio Civil en el 69 los borró prácticamente del mapa, si bien continuaron existiendo numeri que contaban con líderes tribales, aunque en muchas ocasiones eran comandados por oficiales o suboficiales de las legiones y los cuerpos auxiliares.

    En lo de que hasta que punto dirigió él mismo las tropas… en fin, la lectura de Tácito creo que deja pocas dudas al respecto, ya que apenas se menciona a sus legados ejerciendo algún mando. Por supuesto que ello no es impedimento para que así fuese y que Tácito lo ocultase para mayor gloria de Germánico. Sin embargo, Tácito era un escritor poco dado a favorecer a los Julio-Claudios. Por supuesto que las figuras de Germánico Y Druso el joven son un contrapunto a la envidia, crueldad y depavación de Tiberio en los Annales, pero el relato de la actitud de Germánico delante de la revuelta de los legionarios nos hace suponer que tenía ascendencia sobre la tropa, ya sea por la fama de su padre (caracterizado por ser un líder bondadoso frente a la severidad de Tiberio y Augusto) le precedía, ya porque se había mostrado él mismo como un comandante capaz y buen compañero de armas. El hecho mismo de que Tiberio envíe a los príncipes a Panonia y Germania demuestra que el emperador era perfecto conocedor de este hecho. Así pues, lo que para mí sale reforzado en el relato de los Annales es el carisma y la capacidad de liderazgo de Germánico, no el que con su nombre se hayan bautizado logros ajenos.

    Mis votos:

    – Germánico
    – Aníbal

  24. perceval_dvg

    Ok, ok! Era lo que quería: una alegato pasional y mordaz para finiquitar mis dudas!!!
    Y dado que la ronda todavía no está cerrada a golpe de lunes a primera hora, concluyo mis votaciones, eligiendo a Germánico.

    En resumen: mis votos (igual que los de todos), para Aníbal y Germánico.

    PD: Y ahora… Los mil años de ostias y mamporros!!! Olé!!! Con el Príncipe Negro por ahí… YES!!!

  25. germanico y anibal

    Jo tios, que pedazo de debates haceis ultimamente, … si es que me superais
    XD

  26. Amorín

    Añado los votos de Sejrazo, que no puede postear, y que son para Germánico Y Aníbal (que raaaaaro).

    Así que la ronda se cierra con:

    Milcíades 0-7 Germánico
    Aníbal 7-0 Mario

    Desde luego han sido dos enfrentamientos trepidantes XD

    Se liquidan los cuartos de Antigua con el pase de dos romanos, un griego y un cartaginés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: