Mejores Militares – 1/8 de Medieval – Parte 1

Medieval 1

Vamos con la siguiente ronda, en este caso con la mitad de los duelos en la categoría de Medieval, en la que, a diferencia de Antigua, la variedad de orígenes es muy alta.

La estructura de cada ronda será la siguiente: hasta el jueves las réplicas serán exclusivamente de opinión y debate, sin emitir votos, de manera que se puedan dar a conocer los logros de un candidato antes de que ya esté la eliminatoria sentenciada. Será el momento ideal para tratar de convencer a los demás de qué candidatos son mejores, exponer lo mejor de nuestros favoritos y darnos de tortas verbalmente, que es de lo que de verdad nos interesa. Y si no tenemos ni idea, pues a aprender de los que saben. Y no es necesario comentar todos los duelos, que cada hable de quien quiera (aunque si se comentan todos pues mejor).

A partir del jueves y mientras dure la semana ya se pueden emitir votos, escogiendo un candidato en cada duelo, con la posibilidad de abstenerse en los duelos que se considere oportuno.

Queda abierta esta ronda, a ver si participamos todos.

Anuncios
Categorías: Historia, Sección de asalto | 16 comentarios

Navegador de artículos

16 pensamientos en “Mejores Militares – 1/8 de Medieval – Parte 1

  1. sejrazo

    Yo voy a la defender a mi protegido en esta categoría. Como podeis preveer es el gran Alexander Nevsky, vencedor de los suecos, los teutones y los tártaros cortándole las alas al papado, que allá por el siglo XIII andaba embarcado en varias cruzadas “por el bien de la cristiandad”.

    Me limitaré a referir el hecho que hace de Nevsky merecedor de pasar su eliminatoria contra “el hijo”. En 1241, luego de que Pskov fuese tomada por los Caballeros Teutónicos, Nevski fue a la batalla contra la Orden.
    Esta tuvo lugar en el helado lago Chudskoe, donde las tropas de Nevsky, formadas íntegramente por infantería, rodearon y destrozaron a la caballería pesada teutónica, sentando las bases de cómo hacer que la caballería dejase de ser el elemento clave de una batalla, mucho antes de que lo hicieran en Occidente.

    Creo que esto es más que suficiente para derrotar a un hombre cuya mayor virtud es ser el heredero del Gran Khan.

  2. Lo admito Nevski es un gran militar, pero con un khan a topado. Evidentemente tiene peros, como el fracaso en las interveciones en Japón (sonrisita de Amorín, pero la culpa se le suele hechar al tiempo, como lo de la Invencible) e Indochina.

    Para mi, es algo más que “el nieto de” (no el hijo como dice el de arriba XD) Es el que termina la conquista de China, conquistó Corea, se enfrentó a los tártaros y a facciones rebeldes de mongoles (y enfrentarse a mongoles de aquella no era moco de pavo, ni aunque fuesen unos rebeldes)

    Si fuese por ser “hijo de” nos teniemos que cargar a todos los monarcas ya que oherederon cosas de su padre o intentaron no ser tan inútiles como ellos.

  3. elpelidaaquiles

    Sí, pero Nevski aportó más al arte de la guerra de lo que hizo Kublai Khan, pese a que no esté del todo de acuerdo con que el resurgimiento de la infantería se deba a él.

  4. sejrazo

    Jojojo!! Es cierto, la he metido hasta el fondo. ¿Puede que influeyese que mientras redactaba, por la tele apareciese Jordi Cruyff? o_O

    Yo argumento que la victoria de sobre los suecos en el río Neva y el aguantar las embestidas tártaras (“Khan, me inclino ante ti porque Dios te ha honrado con un reino, pero nunca me inclino ante algo creado por hombre. Únicamente a Dios es al quien sirvo, adoro, reverencio y me arrodillo!”), cuando los demás príncipes rusos tuvieron que bajarse los pantalones, tiene más mérito que un hombre que heredó un imperio y fracasó en sus dos grandes empresas (Japón, Vietnam, Birmania).
    Lo que debo reconocerle es la magnífica labor puramente política llevada a cabo en China.

    PD:Ah! Por cierto, las victorias de Nevski se producen con un número de bajas mínimo, lo cual tiene mucho mérito teniendo en cuenta el gen ruso…XD! Ese gen a alguno les sirvió indistintamente para cepillarse a Zhukov y para alabar a Pirro…¬¬

  5. Jordy en la tele,…¿ y sigue vivo? ¿donde anda?

    Bueno macho, que esas son votaciones pasadas, ya obtendras tu venganza en otro momento.

    Sobre el número de bajas, como siempre hay que coger esos números con cuidado, ya se sabe la tendencia de algunos a exagerar, incluso en la actualidad.

    Sobre el fracaso de la invasión a japón, además de las “causas climáticas”, que no me acabo de creer del todo, te diré que no me parece una región facil de conquistar. Gran bretaña está más cerca de Europa que las islas japonesas de asia y mira desde hace cunato nadie la ocupa.

  6. icscipio

    Julio, a qué te refieres con eso del resurgimiento de la infentería? Se ha hablado de tantos resurgimientos que nos hemos olvidado que tal vez nunca hubo una caida… pero ese es otro debate.

    Mirad, yo me niego a votar a un estadista como militar. Si vamos a eso Augusto es el mejor general de todos los tiempos: Victoria contra Casio y Bruto, contra Sexto Pompeyo, contra M. Antonio, conquista de Egipto, Germania, Panonia, Retia, Nórico… celebró todos esos tirunfos, pero nunca dirigió a las tropas. No me vengáis con ostiadas, que aquí sí que no hay debate. Es que da igual que Nevski ganase a las putas canicas a sus enemigos, Kublai tiene un OWNED en la frente que no se lo quia ni con lejía.

  7. icscipio

    Bueno, como la peña está un poco desconectada,voy a alegar porqué merece pasar a la siguiente ronda Enrique V y no Eduardo el Príncipe Negro. Sin negar la más que evidente habilidad bélica de Eduardo, debemos reconocer que la gran estrategia desarrollada por Inglaterra en las primeras fases del conflicto de los cien años se debe a la ingente labor de Eduardo III, esto es, el padre del Príncipe Negro (fortificación de las costas inglesas y sistema defensivo gradual frente a una eventual invasión de la isla, control de Normandía, Aquitania, desarrollo de una incipiente logística militar para el desarrollo de las campañas en Francia…). La parcela de éxito del Príncipe se circunscribiría, así, al desarrollo táctico y estratégico inmediatos. Sin embargo, en el segundo nunca dejó de ser una sombra, un agente perfecto de los designios paternos, y en el primero su acción se vio seriamente limitada por las propias concepciones sobre la guerra y la caballería de este periodo. Efectivamente, a inicios del siglo XIV se desarrolla enormemente en el ámbito cultural francés el ideal caballeresco. Así, el único combate honorable, la única guerra legítima es la desarrollada por hombres de honor y a caballo. Sin embargo, no deja de ser curioso que el auge de las órdenes de caballería coincida con las primeras grandes victorias de fuerzas de infantería/piqueros frente a caballería (Flandes, Escocia, Suiza…), con lo que podemos ver también el ideal caballeresco como respuesta a una guerra realista y en el que la fuerza de infantería deja sentir su peso igualmente. Se trata, pues, de un combate reglado en el que lo honorable (y lo económicamente lucrativo) es hacer preso al enemigo. Sin embargo, delante de hombres del pueblo llano, estas finezas no se contemplan y sobre ellos se produce a menudo la gran masacre.

    Todo esto viene a cuento de la disposición táctica de los ejércitos ingleses en Crècy, y Poitiers y de la fuerza angloespañola en Nájera. Aquí, en efecto, se produce la perfecta combinación entre los arqueros y arqueros largos ingleses/galeses y una caballería a pie que actúa como infantería pesada (incluso como lanceros/piqueros) frente a la carga frontal de caballería. Es fácil (pero erróneo), ver en ello la victoria de una realidad táctica moderna frente al trasnochado ideal de caballería francés. Si ello fuese así, chapó para el Príncipe y asunto resuelto. Sin embargo, lo que muchas de las fuentes y no pocos autores contemporáneos obvian es que la disposición táctica inglesa se vio seriamente condicionada por su notable inferioridad (numérica) en las fuerzas de caballería así como por las particulares condiciones geográficas del campo de batalla. La táctica inglesa, bajo la dirección estratégica de Eduardo III, era la de realizar desde Normandía y Aquitania razzias sobre terrotorio francés, nunca se trató de una estrategia de conquista sistemática. En Crècy y Poitiers, los ingleses se vieron aislados y obligados a combatir cuando se retiraban a territorio salvo tras una serie de incursiones en suelo enemigo. La inferioridad de la caballería y la ventajosas condiciones del terreno para la infantería forzaron la elección tactica. La prueba de ello es que en Poitiers, los lugartenientes del Príncipe tuvieron que refrenar sus ansias de realizar una “gloriosa” carga de caballería al verse cercado por las fuerzas enemigas. Ese es el verdadero ideal, la mentalidad inmadura de una época que busca la gloria antes que la victoria. No se puede negar la pericia de Eduardo a la hora de drigir la batalla, pero su primer impulso hubiese conducido a su ejército a la completa derrota, a sí mismo al cautiverio y hubiese comprometido la política inglesa en Francia. Más complejo es el ánalisis de la batalla de Nájera, pero lo heterogéneo de las fuerzas presentadas a la batalla impide conocer quñe hubiese hecho Eduardo de encontrarse al mando único de las fuerzas aliadas.

    Por su parte, la virtud de Enrique V es la de restaurar la política de Eduardo III (escaramuzas y razzias) pero sobre la base de un ejército enormemente profesionalizado. Sobre la base de una caballería a pie/infantería pesada apoyada por arqueros largos, creó un ejército (tal vez el primer ejército) que no desechó el uso de la artillería de pólvora. A esta primera fase corresponde la batalla de Agincourt en la que, como en Poitiers o Crècy, los ingleses se vieron obligados a luchar al regreso de una campaña relámpago en el norte de Francia. La diferencia vital es que la elección táctica de Enrique es querida, no obligada. Hay voluntad desde un primer momento de combatir con la caballería a pie y con los arqueros en los flancos aprovechándose de un terreno recién arado y embarrado que frenaría las embestidas de la caballería francesa. Otro detalle: apenas se hacen prisioneros nobles en esta batalla, y los cronistas franceses reconocen que en esos campos fallecieron “la flor y nata de la caballería de Francia”.
    Tras lograr cortar las lineas de abasteciemiento de las fuerzas francesas y sitiar varias ciudades, el monarca ingles logra que Carlos VI de Francia lo reconozca como su sucesor en el trono. La victoria parecía caer del lado inglés, pero un acontecimiento trágico sella el destino de la guerra y pone de relieve la grandeza de Enrique: su propia muerte con 35 años. Tras un periodo en el que sus hermanos consiguen retener el trono francés en favor del hijo de Enrique siguiendo las pautas estratégicas seguidas por el padre, todo el dominio inglés sobre Francia se desmorona, conduciendo a la monarquía inglesa a la primera gran crisis de su historia y a la desparición de la dinastía de los Plantagènet.

  8. elpelidaaquiles

    por lo que respecta al Príncipe Negro volvemos a lo de siempre ¿Gestor o general? yo alabé por ejemplo, la gestión de César sólo porque complementaba a un ya de por sí gran general, no como atributo en sí mismo. Sé que es el eterno círculo de todos estos debates. yo en mi opinión priorizo el campo de batalla y luego voy abriendo las miras. En este sentido me quedo con El Príncipe Negro.

  9. icscipio

    Sin embargo, Enrique V es tan complerto en el campo de batalla (y con un arte militar meditado y magistralmente dirigido) como en la arena política o en la estrategia territorial y la logística. En este aspecto, El Príncipe tiene una fama desmedida. Es un buen general, pero no es ni un buen estratega ni siquiera un buen táctico. Ora bien, es notablemente superior a la inmensa mayoría de comandantes medievales.

  10. elpelidaaquiles

    Ahí van mis votos:
    Godofredo de Boullion
    Carlomagno
    Nevsky
    El príncipe negro

  11. Amorín

    Éstos son los míos

    Saladino
    Jaime I
    Alexander Nevsky
    Príncipe Negro

    Y éstos los de pegepe

    Godofredo de Bouillon
    Jaime I
    Kublai Khan
    Príncipe Negro

  12. elpelidaaquiles

    Se cuela el Príncipe Negro

  13. sejrazo

    “Saladito”
    Jaime I
    Nevsky
    Enrique V

  14. Amorín

    Jose que cerramos la ronda sin ti…

    Y tienes en tus manos salvar a Saladito o a Gordofredo…

  15. icscipio

    Yo por mi los follaba a los dos, porque son unos soberanos paquetes, igual que el Príncipe Negro, mucha fama y poca historia… na, na… para la próxima voy a votar al Rey Arturo, porque más chulo y más guapo que él…

    Supongo que los menos malos son:

    Saladino
    Jaime I
    Nevski
    Enrique V

    P.D. Para concluir, una de esas frases que le “pirran” (lo pilláis?) a Julio: “Esta clase de cosas muestra las limitaciones de la democracia…”

  16. Amorín

    Ronda cerrada

    Saladino 3-2 Godofredo de Bouillon
    Carlomagno 2-3 Jaime I “el Conquistador”
    Alexander Nevski 4-1 Kublai Khan
    Eduardo “Príncipe Negro” 3-2 Enrique V

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: