Porque la boloñesa es algo más que una salsa…

Bolonia, Bologna o Boloña es, efectivamente el nombre de una ciudad noritaliana famosa por haber sido la primera en contar con una universidad allá por el año 1088. Con este nombre la Unión europea decidió bautizar el plan educativo que supuestamente habrá de unificar los criterios europeos en lo que a estudios universitarios se refiere. El plan en sí no es sino la adopción del sistema británico caracterizado por la existencia de Graduate (con una duración de tres años-180 créditos) y Postgraduate, que se divide, en lo que a humanidades se refiere, en Master of Arts (MA) y Philosophy Doctor (PhD, creo recordar). El primero equivale a nuestro Master y tendría una carga lectiva de 60 créditos, el segundo, con una duración mayor (esto nos lo puede aclarar Aquiles), sería el equivalente de nuestro doctorado. El objetivo de este sistema británico es, sobre la base de un graduado de contenidos comunes, orientar al alumnado hacia el mercado laboral (Master) o hacia la investigación (Doctorado). El resultado es que el graduado es un mero trámite obligatorio, un paso hacia una enseñanza superior, ya que de por sí no resulta suficiente cualificación como para el ejercicio de una profesión.

 

Realidad educativa: Los postgraduates hay que pagarlos (y caros) y los graduates no sirven por sí solos (y también hay que pagarlos, ya que no existen casi becas).

 
Resultado práctico: Se produce una criba en el sistema educativo, de modo que sólo los que se endeudan hasta las cejas o tienen dinero pueden cursar estudios superiores.

 

Realidad social: No siempre los mejores estudiantes pueden cursar estos estudios, sin embargo, las universidades no están masificadas, con lo que la preparación es mejor. Existe una alternativa profesional: estudios medios de alta cualificación, que permiten el acceso a una educación digna y a un puesto de trabajo aceptable.

 

No obstante, el plan europeo ha modificado este modelo, ya que las licenciaturas de 4-5 años se convierten en graduados de cuatro años (240 créditos ETCS). Cuatro años que, sin embargo, siguen valiendo bien poco. La solución es, pues, hacer un Master o un Doctorado que, por supuesto, no todo el mundo va a poder pagarse, ya que existe la previsión de que en buena medida éstos sean impartidos por universidades privadas. Asimismo, el plan tiene carácter retroactivo, con lo que los antiguos licenciados serán ahora únicamente graduados y con este título muchos recién licenciados no podrán ejercer profesiones que otros licenciados de más antigüedad ya desempeñan.

 

Realidad educativa: Los posgraduados hay que pagarlos (y caros) y los graduados no sirven por sí solos (y también hay que pagarlos, ya que existe la previsión por parte de la USC a título privado y del MEC a público de reducir sino suprimir las becas). Asimismo, a cualquier licenciado con 300 créditos aprobados y pagados sólo le serán reconocidos 240.

 

Resultado práctico: Se produce una criba en el sistema educativo, de modo que sólo los que se endeudan hasta las cejas o tienen dinero pueden cursar estudios superiores.

 

Realidad social: No siempre los mejores estudiantes pueden cursar estos estudios, sin embargo, las universidades no están masificadas, con lo que la preparación es mejor. Problema: hoy por hoy NO existe una alternativa profesional viable: no hay estudios medios de alta cualificación que permitan el acceso a una educación digna y a un puesto de trabajo aceptable. Sociedades como la italiana o española, con poco poder adquisitivo no se pueden adecuar a este plan sin vivir un proceso de polarización social en razón a la educación (Privatización de las universidades) o bien un profundo endeudamiento de estudiantes y familias (Banco Santander mediante). Problema gordo:  que se produzcan ambas cosas.

 

Por tanto, la implantación del plan de Bolonia es un asunto que compromete la estabilidad económica no sólo de los estudiantes, sino de la de por sí débil clase media española. Masas incultas + “democracia” = control oligárquico. El problema es que, hoy por hoy, no se puede frenar el proceso de implantación del plan de Bolonia, pero sí minimizar sus efectos, y eso nos lleva a hablar de la Universidad de Santiago.

 

 

Es de todos conocido el imparable proceso de endeudamiento que esta universidad ha sufrido en las últimas décadas. Éste no es un problema de color político, ya que con todas las administraciones se ha agravado aún más el problema. Y con administraciones nos referimos al equipo rector de la Universidad y a la Dirección Xeral de Ordenación e Calidade do Sistema Universitario de Galicia, da Consellería de Educación e Ordenación Universitaria.

 

Resumiendo: la política de los diferentes equipos rectores ha sido vive hoy, escapa mañana. Venga congresos internacionales, venga dietas por desplazamiento y dinero a espuertas que no se destina ni a la mejora de la calidad en la docencia ni a la investigación.

 

Resultado práctico: Una Universidad empobrecida, con fuga de cerebros e instalaciones en franca decadencia (con excepciones económicamente rentables).

 

Problemas reales de la Universidad:

Exceso y, a un tiempo, falta de profesorado y personal cualificado. Ni todos los que están son buenos, ni la introducción de los que faltan arreglaría nada. La única solución pasa por una depuración de altos costes políticos.

 

Número decreciente de alumnos (descenso de la población joven, dispersión del sistema universitario gallego –otro caciquismo…-, duplicación de carreras ofertadas…).

 

El déficit de la Universidad sigue aumentando.

 

Política rectoral: Venta de las propiedades de la Universidad a empresas privadas y subida de las tasas y precios académicos a los cada vez menos estudiantes. Franco retroceso de las inversiones en la educación para equilibrar las cuentas.

 

 

Así pues, aunque el plan no es ni mucho menos saludable ni para nuestra sociedad ni para nuestra economía, no es el único de nuestros problemas. Aprovechando su implantación se reducirán las becas y se subirán los precios. Asimismo, se privatizarán en buena medida los estudios. Pero todas estas cosas no vienen de Bruselas ni de Madrid. Se firman aquí, en Santiago, en el Rectorado y en la Consellería. Un alumnado objetivo y realista sabe a quién tiene que rendir cuentas. La Universidad (por ahora), no es de ningún Rector, es de los alumnos, de los matriculados, de las personas que pagan religiosamente sus impuestos y sus tasas. Si en verdad no quieren una educación pura, sino una mercantilizada, entonces nosotros somos cliente, y como tales tenemos y debemos exigir nuestros derechos… puesto que siempre tenemos la razón, ¿no?

 

 

Pero aún hay más.

 

Cantos de sirena procedentes de la Facultade de Xeografía, Historia e Arte (no en vano será la carrera de Arte una de las primeras en SUFRIR el cambio de plan) dejan entrever un futuro de movilizaciones, paros y huelgas. Pero antes de nada, un apunte acerca de la Facultade.

 

El pasado miércoles 10 se produjo una reunión informativa en la que comparecieron la Sra. Decana y su equipo de gobierno para informar acerca del cambio de plan que se producirá ya en el año 2008. El problema local es que la implantación no será progresiva, sino que se prevé un volcado, esto es, que allí donde te pille el cambio, allí darás el paso de licenciatura a (inútil) grado. Tal expectativa ha llevado a los alumnos de 5º curso a ponerse las pilas y tratar de acabar este curso la carrera. Asimismo, muchos de cuarto, en previsión del volcado, han decidido hacer dos cursos este año para acabar ahora y obtener el título de licenciado. Pero, pensándolo bien ¿de qué sirve acabar ahora apuradamente si una vez se instaure el Plan su licenciatura de 300 créditos equivaldrá a un grado de 240? A buen seguro, no os devolverán el dinero de esos 60 créditos. La única solución REAL es una instauración de plan progresiva entre los años 2008 y 2010 con la adición de al menos cinco convocatorias de examen sin derecho a docencia una vez extinguido el plan de estudios de la licenciatura. Sin embargo, pedir solamente una adaptación progresiva es un recurso de perdición, puesto que, una vez obtenida la licenciatura, de nuevo se reconocerá solamente como una graduado de 240 créditos. Hay que resolver el problema de esos 60 créditos, y la solución es su reconocimiento como créditos de posgraduado, esto es, que por el precio de una licenciatura, se obtenga un graduado + master y se pueda ejercer profesionalmente tal y como se hace hoy en día con una licenciatura solamente. Resumo:

 

cocolee.gif

Licenciatura = Posibilidad de trabajo. Graduado = No posibilidad de trabajo . Graduado + master = Posibilidad de trabajo.

 

Si licenciatura = graduado à No posibilidad de trabajo

 

Solución: licenciatura = graduado + master

 

 

Y ahora, los medios. La Sra. Decana adoptó el pasado miércoles una posición conciliadora que resultó muy agradable a muchos alumnos. En ningún momento negó sus descontento con el nuevo plan, pero nunca ofreció al alumnado más que promesas de protesta formal –“es todo lo que puedo hacer…”- delante de sus superiores (rectorado). Es más, de manera velada animó al alumnado a movilizarse (lo nunca visto, una decana que anima a la “rebelión” de sus propio rebaño). Ella y su equipo de gobierno abandonaron la sala en medio de un leve rumor.

Acto seguido, invitado por algunos alumnos ya movilizados (hay que reconocer su labor en la primitiva coordinación del acto), entró el Profesor (y Catedrático de Historia Antigua) J. C. Bermejo Barrera, pronunciando un discurso a continuación en contra del plan de Bolonia y exponiendo muchas de las cosas que yo ya he dicho aquí. Su discurso, hay que decirlo, fue muy incendiario (demasiado para un profesor con plaza fija en la Universidad, es decir, con sopa boba para toda la vida). Salió de la sal ovacionado.

 

Nota informativa: El profesor Bermejo y la Sra. Decana son marido y mujer.

 

Refrenero español al canto: Los que comparten colchón son de la misma opinión.

 

Por si aún no quedó claro: dos discursos, dos maneras diferentes de decir lo mismo.

 

Por si todavía no quedó del todo claro: Los profesores NO son tus amigos (tampoco necesariamente tus enemigos) y tienen sus propios intereses.

 

Una pista: El vicerrector de estudiantes es otro profesor de esta Facultade.

 

El espectáculo continuó con una Asamblea de Estudiantes en la que se vertieron diversas opiniones (desde la utópica anarquista, la asamblearia… hasta la realista de unos pocos que supieron ver claramente donde estaba el pescado vendido).

 

Resultado: Se respiran aires de huelga que recuerdan a la LOU.

 

Sinceramente no creo que un par de manifestaciones solucionen nada. El enemigo (por así decirlo) vive muy cerca, pero no le importarán un par de procesiones por las calles compostelanas. Con un par de antidisturbios se solucionan muchas cosas.

 

Problemas reales:

No tener clara la situación.

 

Miedo de muchos alumnos a que la protesta no solucione nada (pasotismo, egoísmo).

 

Miedo de muchos alumnos a la represión por parte del equipo rectoral.

 

Miedo de muchos alumnos a la represión por parte de los profesores.

 

Desunión y desconfianza entre los propios alumnos.

 

Soluciones reales:

Creo que se ha aclarado un poco más la situación.

 

La protesta por sí sola no sirve de nada. Hacen falta otras medidas de presión. Una de ellas es el bloqueo de la administración (ver más abajo).

 

Al rector le pagas tú el sueldo, amigo. Si le aprietas donde le duele, cederá. Al fin y al cabo, la solución a una buena parte de los problemas está en SU mano.

 

No tienes por qué dejar de estudiar. Hay muchas maneras de protestar y ha una cosa que se llama fotocopiadora: Fotocopiadora + apuntes = solidaridad (Pásalo).

 

La unión sólo se logra con comprensión, solidaridad y unos objetivos comunes y realistas más allá de las diferencias particulares.

 

Cómo bloquear la administración (consejos para una huelga organizada):

 

cocoiforma.jpg– Las manifestaciones son necesarias y muy efectistas ante los medios, pero poco prácticas en la política. Su repetición constante sólo causa cansancio entre los simpatizantes y entre los ciudadanos interesados. La gente quiere orden y tranquilidad, recordadlo siempre (eso significa que no les gustan los antidisturbios, capisci?).

 

– Toda protesta pasa por la información. Empieza por tus padres, pues a ellos les quitarán el dinero. Sigue por tus compañeros y hermanos, a ellos les afecta lo mismo que a ti. Sigue con tu casero en Santiago: SIN ESTUDIANTES, SANTIAGO SE VA A PIQUE. Eso debería bastar para asustarlos y lograr su apoyo. Además, es verdad.

 

– Los objetivos deben estar siempre claros. Los puntos propuestos por la Plataforma de Historia son buenos, pero es necesario que impliquéis también a los ya licenciados. Es un buen camino, pero hay que perfeccionarlo. Deben ser objetivos reales, de interés general y que el rectorado pueda satisfacer.

 

– No es necesaria que con la huelga se vacíen las aulas (hay mucho amigo de la fiesta fácil). Somos estudiantes, pues hay que estudiar más si cabe y trasladar la problemática a todos los compañeros y profesores (aunque pasen tres pueblos).

 

– Las asambleas de facultad son necesarias como elemento organizativo, pero no como cuerpo político (las ideas políticas, cada uno se guarda las suyas para mejor ocasión). Con unos objetivos claros y un cuerpo asambleario bien informado se evitan preguntas y debates inútiles y se toman decisiones rápidamente.

 

– Existen medios de presión a disposición del alumnado. En primer lugar están los canales oficiales (decanato, rectorado, consellería…) que hay que emplear aunque se esté en huelga. Debe quedar constancia oficial de todo. La recolección de firmas entre la ciudadanía es una buena opción, pero pasa porque se les informe adecuadamente.

 

– Hecho esto sin obtener resultados quedan otras opciones. La más efectiva es el bloqueo de la administración. ¿Cómo conseguirlo? Buen, en el caso de las Unidades de Xestión Académica (COIE-UXA), pasa por entregar una instancia de protesta, una petición de extracto de expediente oficial o cualquier otro papeleo. Si se piden 10 en un día no pasa nada. Si se presentan 1000 o 2000 solicitudes DIARIAS se bloquea la administración universitaria por completo. Lo mismo vale para la Consellería de Educación en San Caetano. Es tan fácil como entregar el DNI a la entrada, presentar una instancia de protesta contra la Administración y marchar pacíficamente. Igualmente, el Decanato de cada Facultad y el rectorardo y vicerrectorado son otras opciones. LA violencia nunca logra nada, la inteligencia los forzará a actuar. Si en vez de ir a tomar un café ponéis un granito de arena, conseguiréis los objetivos realistas.

 

– Por supuesto existen más canales para hacer presión, como colapsar las tutorías de los profesores, por ejemplo… imaginación al poder.

Anuncios
Categorías: Noticias, Opinión | 4 comentarios

Navegador de artículos

4 pensamientos en “Porque la boloñesa es algo más que una salsa…

  1. icscipio

    Este post está abierto a comentarios sugerencias y correcciones… se trata de algo lo suficientemente serio como para admitir cualquier opinión al respecto

  2. elpelidaaquiles

    el problema no es adoptar el modelo británico. (que no es el europeo). El problema es que los europeos cogieron el plan británico y por no copiar les salió un churro.
    opino esto no por el oportunismo del momento, sino por lo que ahora paso a exponer:

    – Tres años de undergraduate en los que recibes, creedme, una formación, mucho más completa que en nuestros cinco (en lo que a clases se refiere). Tras esto, PUEDES TRABAJAR (otra cosa es que te cojan). un arqueólogo podria por ejemplo optar a la arqueologia de empresa (que por supuesto tampoco es lo mismo).
    – 1 año de MASTER: El master ES OBLIGATORIO SI QUIERES HACER LA TESIS, pero ¿qué ganas haciendo los cursos de doctorado? ¿Y que pierdes? ¿ El tiempo? Perder el tiempo es uno de los mayores crímenes, en mi opinión, que uno puede cometer contra sí mismo, así que dejo la decisión a vuestro arbitrio. Pero en nuestro cuarto de carrera un estudiante ya es graduado y con un MA debajo del brazo. Por lo que respecta al dinero, y no creo que nadie dada la situación pueda rebatirme en esto, admito que es caro, PERO ES QUE LOS INGLESES LO PAGAN EN SU RENTA PER CAPITA, es que para ellos es un chollo.
    – Los años de PhD, si no quieres ponerte a trabajar, suelen ser de tres a cinco. normalmente la gente trabaja en el departamento con becas, o sea, una FPU. les suele llevar tres años porque las tesis las hacen de más de un yacimiento, pero echad cuentas, doctor a los 25-28, depende de lo dura (duro=bueno) que sea tu universidad.

    A mi me cunde, por eso estoy aquí. sólo quería señalar que lo de Boloña es un sistema británico mal feito, como si se le hubiese dado a nuestro gobierno por copiarlo.

  3. icscipio

    Gracias por el apunte… como siempre, mal y a rastras

  4. sejrazo

    Es el sino de la Europa Latina. Nos creemos los reyes del mambo… ja!

    Lo que no me cuadra es que Alemania, Suecia u Holanda se metan en cosas de la Europa del Sur… puaff!!! todavía no tienen los arrestos suficientes como para mandar a la mierda al resto de la UE…

    Bravo de nuevo!!!¬¬

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: